BOGOTÁ (Sputnik) — Dos militantes del partido de izquierda FARC, surgido tras la desmovilización de esa guerrilla, fueron asesinados en la noche del 16 de enero en una región del noroeste de Colombia, denunció ese colectivo.

“Con sumo dolor e indignación recibimos la noticia del asesinato de dos de nuestros camaradas en el municipio de Peque”, Antioquia (noroeste), Wilmar Asprilla y Ángel de Jesús Montoya, quienes “se encontraban en este municipio realizando un encuentro con la comunidad”, señaló la FARC en una denuncia pública.

De acuerdo con la información, en el momento de los hechos los dos militantes preparaban una reunión “para impulsar la campaña del candidato a la Cámara de Representantes (Diputados) por Antioquia Wilman de Jesús Cartagena Durango”, quien no pudo llegar al encuentro y se “salvó de ser también asesinado”.

Los hechos ocurrieron a las 23.00 hora local del martes 16 (04.00 GMT del miércoles 17), cuando la comunidad denunció “varios disparos en un parqueadero (estacionamiento)”, por lo que la Policía acudió al lugar donde encontró sin vida a los dos excombatientes.

Por el momento se desconoce a los responsables “de esta grave vulneración a la paz”, indicó la exguerrilla y actual partido político FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común).

Desde la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y FARC, en noviembre de 2016, un total de 36 exguerrilleros y trece familiares de estos han sido asesinados en Colombia “por parte de actores armados que buscan desestabilizar la implementación de los acuerdos de paz”, señaló ese partido.

Asimismo, indicó que ve “con preocupación” que “la cultura de eliminación física de la oposición política” sigue “haciendo carrera” en Colombia y que el Gobierno no cumple “con brindar garantías de seguridad para el ejercicio de la política al nuevo partido”, por lo que teme que se pueda repetir la historia de la Unión Patriótica (UP).

Dicho partido también surgió a raíz de unos diálogos de paz entre el Gobierno y la guerrilla a mediados de la década de 1980, pero alrededor de cinco mil integrantes y militantes del colectivo fueron asesinados en los años posteriores a la firma por organismos paramilitares en connivencia con agentes del Estado.

“Hacemos un llamado al Estado colombiano y a las autoridades competentes a pronunciarse frente a los sistemáticos asesinatos no sólo de nuestros camaradas, sino también de líderes y lideresas sociales y defensores y defensoras de DDHH”, escribió en su cuenta de Twitter el máximo líder de FARC y candidato presidencial, Rodrigo Londoño alias ‘Timochenko’.

En su denuncia, la FARC también precisó que, de acuerdo con lo pactado en La Habana, realiza “reuniones y encuentros con las comunidades con el objetivo de socializar” su propuesta política, por lo que hace un llamado al Estado y a las autoridades para que busquen evitar más asesinatos de sus militantes y de líderes sociales, así como que se cumpla con el desmonte de estructuras paramilitares.

En las últimas horas también se conoció un panfleto amenazante de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC, paramilitares) contra una de las sedes políticas de FARC en la ciudad de Cali (suroeste), la cual amenazaron con explotar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.