Un destructor y dos aviones estadounidenses, desplegados y operativos en bases permanentes de EE.UU. en el territorio español, participaron en la ofensiva militar de Washington, París y Londres contra Siria, según confirmó el sábado el Ministerio de Defensa de España.

El USS Donald Cook, uno de los cuatro destructores estadounidenses desplegados en la base naval de Rota, situada en la provincia sureña de Cádiz, había iniciado operaciones rutinarias en el mar Mediterráneo, muy cerca de las costas chipriotas, semanas antes de que se produjera el ataque occidental contra Siria.

Estados Unidos, junto a dos de sus aliados, lanzó la noche del viernes al sábado una ofensiva contra instalaciones militares sirias pretextando un ataque de las fuerzas gubernamentales de Damasco con armas químicas en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental, pese a que el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, había rechazado toda implicación en ese incidente.

Conforme a la publicación especializada USNI News, el destructor disparó decenas de misiles de crucero modelo Tomahawk desde las aguas del Mediterráneo contra el territorio sirio.

En abril de 2017, este mismo buque ya participó en otro asalto, junto con el destructor USS Porter, también con base en Rota, cuando Washington decidió lanzar un ataque contra el aeródromo del Ejército sirio de Al-Shairat, en Homs, esta vez con la escusa de que desde esta base se lanzó otro supuesto ataque químico contra la ciudad de Jan Sheijun (en Idlib), con un saldo de 86 muertos.

En cuanto al despliegue aéreo, EE.UU. ha contado con el apoyo logístico de dos aviones de aprovisionamiento en vuelo tipo KC-130 de la Fuerza Aérea estadounidense, con base en Zaragoza, en el noreste de España.

Tras conocerse la ofensiva militar, los dirigentes de las formaciones políticas españolas Podemos y Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, respectivamente, se expresaron contrarios al ataque liderado por EE.UU. contra Siria, tachándolo de un acto ‘ilegal’, y abogaron por una solución dialogada a la crisis siria.

Mientras tanto, países como Rusia, Irán, Bolivia y Venezuela, entre otros, condenaron esta acometida apuntando que se llevó a cabo sin contar con el aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y poco antes de que los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) empezasen sus trabajos in situ para reunir pruebas acerca del ataque químico no confirmado en Duma.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.