El presidente de Italia, Sergio Mattarella, desata la indignación de los ganadores de las elecciones generales de marzo al designar como jefe de Gobierno al exempleado del Fondo Monetario Internacional (FMI) Carlo Cottarelli, después de vetar un Ministerio de Economía contrario al euro.

“Tendremos un Gobierno que no será votado ni por el pueblo ni por el Parlamento, una vergüenza única en la historia de la República”, ha denunciado este lunes el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi di Maio, en un mensaje en Facebook en el que llama a la “movilización” popular para defender los resultados electorales del 4 de marzo.

Reaccionaba así el dirigente político a la designación de Cottarelli, no perteneciente a ninguno de los partidos participantes en los comicios y defensor de la política de austeridad promovida por los dirigentes de la Unión Europea (UE) —quienes según resume la agencia de noticias AFP han pedido que se forme un Ejecutivo italiano “estable y proeuropeo”—.

La conclusión que saca Di Maio de la designación de Mattarella es que en Italia “se puede ser ministro si se ha sido condenado o investigado por mafia, corrupción o si va de prostitutas pero cuidado con criticar a Europa” y ha defendido la posibilidad de destituir mediante voto parlamentario al presidente, de quien ha recalcado que no tiene derecho a escoger ministro de Economía.

Aun más airado se había mostrado en la noche del domingo al lunes Matteo Salvini, líder de la Liga Norte (LN, el partido más votado el 4 de marzo), quien se dijo “harto” y se quejó de que Mattarella provocase el colapso de su proyecto de Gobierno vetando al ministro de su formación y el M5S, Paolo Savona, “porque no lo aprobase el mundo de la bolsa, el mundo financiero”.

Salvini defendió a Savona como “la mejor personalidad” para “garantizar que Italia volviese a contar en Europa”, cargó contra Mattarella por “optar por los mercados y las reglas europeas a expensas del voto italiano” y sentenció que, “o bien cambian las reglas europeas o no hay razón para permanecer en esta Unión Europea”.

Con todo, el líder de la Liga Norte ha rechazado los llamados de Di Maio a destituir al presidente y ha dicho querer, en cambio, coordinarse con el M5S para cambiar la ley electoral. La LN obtuvo en las elecciones un 37,0 % del voto para la Cámara Baja, por delante del M5S (32,7 %) y el Partido Democrático (22,9 %).

Aunque Cottarelli ha dicho que organizará nuevas elecciones generales, “a más tardar”, a inicios del año próximo, la nueva crisis política italiana ha sumido en la preocupación a las clases dirigentes europeas, con todas las principales bolsas cerrando la jornada en números rojos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.