Hubo una vez un tiempo en que Siria y Bashar Al-Assad no eran lo que hoy. Por ejemplo, en diciembre de 2010 el diario New Orient News publicó un artículo titulado “Bashar Al-Assad, personalidad árabe del año” (*). En Londres y París le condecoraron al Presidente sirio y le pusieron por las nubes como un político moderado, reformador… un modelo a seguir.

Fue pocos meses antes de que se convirtiera en un dictador sanguinario que masacraba a su propio pueblo. “Damasco es la sede principal de los movimientos de resistencia libaneses y palestinos, que han desempeñado un papel decisivo en el establecimiento de las nuevas relaciones de poder en los últimos años”, decía el New Orient News.

Mientras los países árabes “evolucionan en la órbita americana”, añadía, el modelo sirio está “marcado por dos constantes: la independencia y el realismo”, por una “visión estratégica” y un “feroz deseo de independencia y liberación”.

El periódico acababa afirmando lo siguiente: tras “varios años de amargas luchas dirigidas por Bashar Al-Assad”, Siria ha “consolidado alianzas con Turquía e Irán, fortalecido alianzas con el grupo de países independientes de América Latina y desarrollado la teoría de los Cinco Mares, con el objetivo de servir a los intereses árabes. Su visión se basa en la posición geográfica estratégica de Siria, que puede convertirse en el centro del transporte de energía a través de la construcción de redes de gasoductos y oleoductos, y comercial, a través de la construcción de ferrocarriles”.

¿A qué se refería Bashar Al-Assad con esa “teoría de los Cinco Mares”? A lo más básico: los países árabes no se ven a sí mismos como los vemos nostros y como los dibujamos en los mapas. Eso que nosotros llamamos “Oriente Medio” porque nos creemos Occidente, Bashar Al-Assad lo considera como una región del mundo comprendida entre cinco mares: el Mar Caspio, el Mar Negro, el Mar Mediterráneo, el Golfo Arábigo y el Mar Rojo.

Es una geografía distinta, que ni es “natural” ni tampoco llega impuesta por nadie desde fuera. Se trata de un espacio que reúne al Levante árabe (Irak, Siria, Líbano, Palestina, Jordania), Egipto, los países del Golfo, Rusia, Turquía, Irán, los países de la costa africana y los de la costa europea del Mediterráneo.

Esta doctrina, expuesta por Al-Assad en 2004, es lo que la guerra ha confirmado durante siete años. Primero, en ella han participado todos los países comprendidos dentro de los Cinco Mares. Segundo, Siria es el epicentro de esa región. Tercero, Rusia no ha desembarcado allá sino forma parte integrante de la región.

(*) http://www.neworientnews.com/archive1/news/fullnews.php?news_id=18975

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.