El canciller ruso, Serguéi Lavrov (izda.), y su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, en Ankara, capital de Turquía, 14 de agosto de 2018 (Foto: AFP).

El canciller ruso dice que EE.UU. busca, con sus sanciones a Rusia, Turquía e Irán, obstaculizar los intentos de estos países por establecer la paz en Siria.

En una rueda de prensa conjunta en Ankara (capital turca) con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, Serguéi Lavrov ha aseverado este martes que las sanciones unilaterales de Washington a distintos países son “ilegales” y responden a sus ansias de “dominar” en todo el mundo y “dictar su política” a otros Estados, obteniendo de esa forma “beneficios unilaterales”.

El ministro del Exterior ruso ha señalado que las medidas que aplica EE.UU. contra los países garantes de la paz en Siria —o sea, Rusia, Turquía e Irán— son un intento de “obstruir” sus esfuerzos en Siria y no permitir a los Gobiernos de las negociaciones de Astaná (Kazajistán) alcanzar “resultados concretos” en el país árabe.

Lavrov ha condenado además el “abuso generalizado” que hace Washington de su moneda para presionar a otros países, y ha asegurado que tal actitud conducirá a los países afectados por las sanciones de EE.UU. a empezar a renunciar al dólar.

En este sentido, el canciller ruso ha señalado que Moscú lleva algún tiempo estudiando la posibilidad de utilizar para el comercio entre Rusia y Turquía, Irán y China las respectivas monedas nacionales, en lugar de la estadounidense.

En cuanto a las nuevas sanciones de EE.UU. a Rusia por la supuesta implicación en el envenenamiento en marzo en el Reino Unido del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, Lavrov ha acusado a EE.UU. y a sus aliados occidentales de abandonar “la cultura de la diplomacia” al recurrir a “sanciones y chantajes”.

Después de imponer embargos a dos ministros turcos, el Gobierno estadounidense duplicó el viernes los aranceles al acero y aluminio de Turquía, lo que aceleró el desplome de la lira turca, que se ha depreciado más del 25 % en lo que va de mes.

En respuesta, Ankara ha advertido a Washington de que las sanciones y la presión no servirán más que para dañar las relaciones entre ambos países, y ha advertido de que continuará tomando represalias contra los aranceles de EE.UU.

En lo que respecta a la reacción del Kremlin a los nuevos embargos antirrusos, el primer ministro Dmitri Medvedev advirtió el viernes a EE.UU. de que un posible endurecimiento adicional de las sanciones económicas a Rusia podría considerarse “una declaración de guerra económica”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.