El Ministerio de Defensa de España inició los trámites para dejar sin efecto el contrato de venta de 400 bombas de precisión láser a Arabia Saudí.

De acuerdo con la emisora local Cadena SER, España pondrá fin al contrato firmado entre Madrid y Riad en el verano boreal de 2015, por tanto, devolverá los 9,2 millones de euros abonados por 400 bombas de precisión, que están listas para ser entregadas.

Los trámites para paralizar este acuerdo se iniciaron el pasado mes de julio, ante denuncias de que el material bélico que vende España a Arabia Saudí podría ser usado en la agresión de Riad y sus aliados a Yemen.

Además, después del ataque aéreo saudí que se cobró la vida de al menos 40 escolares yemeníes el pasado 9 de agosto, el Gobierno español, presidido por Pedro Sánchez, anunció que revisaría las condiciones de venta de armamento del país ibérico y otro material de defensa a Arabia Suadí y los países que le acompañan en las ofensivas contra la nación yemení.

La organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ha situado a España como cuarto país en la lista de mayores exportadores de armas al reino árabe.

Aunque Madrid no lo admite, datos evidencian que Arabia Saudí utiliza armas españolas en sus ataques contra Yemen. De hecho, el partido Izquierda Unida (IU) alertó de la complicidad de España en los asesinatos de civiles en el país más pobre del mundo árabe.

Un informe emitido el pasado 9 de agosto por la Secretaría de Estado de Comercio a las Cortes Generales de España, detalló que el país europeo alcanzó a vender 270 millones de euros en armas a Arabia Saudí en 2017.

Desde marzo de 2015, el régimen saudí y sus aliados llevan a cabo una brutal campaña militar contra Yemen, utilizando varios tipos de armas, incluidas las prohibidas, con el objetivo de restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, y hacer frente al movimiento popular yemení Ansarolá. Esta agresión ha dejado al menos 50 000 muertos, según un informe publicado en agosto por el diario estadounidense The Washington Post.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.