Los llamados “cascos blancos” en la localidad siria de Marea, en la provincia noroccidental de Alepo, 27 de julio de 2018. (Foto: AFP)

Terroristas y cascos blancos se han reunido en la ciudad siria de Idlib para finalizar su plan para lanzar un ataque químico “falso”, revela la Defensa rusa.

El portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov, ha afirmado este sábado que la cartera ha tenido acceso a datos “irrefutables” sobre una reunión mantenida ayer 7 de septiembre en Idlib por varios grupos terroristas, incluido el Frente Al-Nusra (ahora denominado Frente Fath Al-Sham) y los llamados “cascos blancos”.

Según estima el Ejército sirio, los terroristas ultimaron en la cita planes para escenificar un ataque químico en las ciudades de Yisr al-Shugur, Serakab, Taftanaz y Sarmin, ubicadas en la provincia homónima de Idlib (noroeste), ha añadido Konashénkov.

“En la reunión se acordaron y se aprobaron guiones para escenificar incidentes con el presunto uso de sustancias tóxicas por las tropas gubernamentales contra la población civil”, ha señalado el portavoz del Ministerio ruso de Defensa.

Conforme a los datos recibidos, ha dicho Konashénkov, los terroristas se han dado de plazo para asegurarse de la preparación total de todos los participantes en el proceso hasta la tarde de este sábado, cuando esperan una señal de “amigos extranjeros de la revolución siria” con la que iniciar la operación.

Rusia lanza esta advertencia mientras el Ejército sirio sigue acumulando fuerzas cerca de Idlib para lanzar una gran operación contra el último gran feudo de los terroristas en el país.

Damasco asegura que los países patrocinadores del terrorismo han ordenado que usen armas químicas contra civiles con el fin de incriminar al Gobierno sirio y obstaculizar la operación antiterrorista.

La secuencia programada de los acontecimientos y sus resultados son predecibles. En abril, EE.UU., el Reino Unido y Francia atacaron Siria con misiles y aviones de guerra en respuesta a un presunto ataque químico en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental, sin dar tiempo a que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) empezara a investigar el incidente.

El Gobierno de Damasco rechazó tajantemente las acusaciones de EE.UU. de estar detrás del ataque químico de Duma, y aseguró que Washington y sus dos aliados occidentales intentaban con su ofensiva salvar a los terroristas de las grandes derrotas que estaban sufriendo frente al Ejército sirio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.