Rusia está ayudando a Siria a modernizar sus sistemas de defensa antiaérea ante eventuales ataques de EE.UU. y sus aliados, ha afirmado un diplomático ruso.

En un entrevista concedida el viernes a la agencia rusa de noticias TASS, el embajador de Rusia en Damasco (capital siria), Alexander Kinshchak, explicó que Moscú ha adoptado medidas para proteger de la mejor manera a Siria, mejorando la eficiencia de sus sistemas antiaéreos.

“Estamos ayudando a nuestros socios sirios a restaurar, modernizar y reforzar la eficiencia de su sistema integral de defensa aérea”, indicó Kinshchak, cuyo país está apoyando desde 2015 la lucha antiterrorista de Damasco al participar en las operaciones y entregarle el armamento que necesita.

El jefe de la misión diplomática rusa en Siria reconoció que “aún queda mucho por hacer”, porque todo está “totalmente devastado”, pero prosiguió diciendo que ya se pueden observar “ciertos resultados” de la tarea llevada a cabo hasta el momento.

El Gobierno de Damasco ya ha puesto en máxima alerta sus sistemas de defensa antiaérea ante la amenaza de EE.UU. de lanzar bombardeos a gran escala en respuesta a la posible escenificación de un ataque químico falso en la provincia de Idlib (noroeste).

El Ministerio ruso de Defensa ha anunciado este sábado que los terroristas y los llamados “cascos blancos” han ultimado planes para escenificar un ataque químico en Idlib y echar la culpa al Gobierno de Damasco de emplear armas de las que, según la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), ya no dispone.

Damasco asegura que los países patrocinadores del terrorismo han ordenado usar armas químicas contra civiles para obstaculizar la gran operación del Ejército sirio para erradicar el terrorismo de su último feudo, Idlib.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.