Por Rasoul Goudarzi

En este artículo pretendemos estudiar los motivos detrás de este ataque terrorista y sus posibles patrocinadores.

Ataque mortal

El incidente tuvo lugar, este sábado, media hora después de que comenzaron los actos conmemorativos, cuando varios terroristas, vestidos como soldados, dispararon contra la multitud que presenciaba el desfile y también contra los militares que participaban en el evento.

Es de mencionar que entre las víctimas mortales se encuentran niños y periodistas. Inmediatamente dos grupos terroristas reivindicaron la autoría del atentado, Daesh y Al-Ahvazia, respaldados por Arabia Saudí.

Las reacciones fueron inmediatas.El presidente de Irán, Hasan Rohani, advirtió de una respuesta contundente y de inmediato, diciendo:”La respuesta de la República islámica a la más mínima amenaza será terrible”. Añadió: “Quienes aportan apoyo en materia de inteligencia y propaganda a estos terroristas tendrán que responder por ello”.

En este mismo sentido, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif,acusó a patrocinadores del terrorismo y sus amos estadounidenses por los ataques terroristas y afirmó que los atacantes fueron reclutados, entrenados, armados y pagados por un régimen extranjero.

¿A quiénes podría referirse Zarif?

Inmediatamente después del ataque mortal, el asesor del príncipe heredero de Abu Dhabi, Abdul Khaleq Abdulla, a través de un tuit defendió el atentado, diciendo: “Un ataque militar a un blanco militar no es un acto terrorista”. Añadió que “extender el conflicto al territorio iraní es una opción que se había declarado antes y que aumentará en el futuro”.

Sus palabras concuerdan exactamente con las del príncipe heredero Saudí quien había afirmado previamente que se debe extender el caos al territorio iraní. Algo que pone de relieve que estos dos países pueden estar detrás de los últimos dos ataques terroristas en el territorio iraní.

Es de mencionar que ambos grupos terroristas que reivindicaron la autoría del atentado reciben apoyos logísticos y financieros de parte de los países ribereños del Golfo Pérsico. El objetivo principal de los patrocinadores es crear división en el sur de Irán, a través de poner a la minoría árabe frente al sistema.

¿Por qué quieren a un Irán en caos?

El motivo reside en el papel que desempeña Teherán en las ecuaciones regionales y su postura antiterrorista. Desde el inicio de los conflictos en Siria e Irak, entre otros, hace 7 años, Irán se encuentra en el frente de la lucha contra los grupos terroristas que actúan en la región para derrocar a los gobiernos de Irak y Siria. El fruto de la presencia iraní fue el fracaso absoluto de los terroristas y la perdida de su influencia que se extendía como una sombra de muerte en la región.

Es fácil de entender que tales grupos no pueden suministrar el fondo y arma necesaria para sus operaciones y deben recibir ayudas. Por lo tanto, el fracaso de los terroristas significa el de sus patrocinadores.

En este caso, no solo ha fracasado el plan de Arabia Saudí, Emiratos Árabe Unidos y sus patrocinadores occidentales de dividir Siria e Irak para frenar la influencia de Irán en la región, sino hoy, Irán tiene una mayor influencia en la región y se considera como uno de los actores claves tanto en las ecuaciones regionales como internacionales. Algo que no les ha gustado para nada a estos países, por lo tanto, se han dedicado a extender la inseguridad al territorio iraní para poder así reducir su influencia.

¿Cómo serían las consecuencias de tales medidas desestabilizadoras?

Si fijamos bien en la historia reciente de Oriente Medio, la región siempre ha estado en conflicto y esto mediante la presencia directa e indirecta de los extranjeros, en concreto, Estados Unidos. El resultado de este escenario para los países de la región ha sido el saqueo de los recursos petroleros de la región y la permanente inseguridad que ha cobrado la vida de decenas de miles de personas. Pero para EEUU ha sido totalmente contrario, es decir, ha beneficiado a este país y a sus aliados mediante la venta de armas y el saqueo de petróleo sin haberse afectado negativamente.

En este sentido, cabe recordar las palabras de Mijaíl Gorbachov, quien dijo que de momento Irán es una excusa para la venta de armas de EEUU y sus aliados en Oriente Medio y el próximo blanco será Arabia Saudí.

Con todo lo expuesto, se puede decir que el perspectivo de la situación en Oriente Medio no solo camina hacia el mejor sino para el peor y esto seguirá mientras los países de la región no se unan contra los planes separatistas y desestabilizadores de los terceros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.