Las fuerzas rusas en Siria ya pueden rastrear aviones de combate israelíes antes de que despeguen desde los territorios ocupados palestinos para atacar a Siria.

El reforzamiento del poder militar de las Fuerzas Armadas sirias ante las amenazas y ataques aéreos del régimen de Israel y de algunos países occidentales se debe al suministro de avanzadas armas de guerra electrónica por parte de Rusia a Damasco, indica un informe publicado este sábado en el portal israelí DEBKAfile.

El lunes, Rusia envío equipos militares de guerra electrónica a su base aérea de Hmeimim, en la provincia siria de Latakia (oeste), estas armas pueden causar problemas en el funcionamiento de radares de aviones agresores más allá del espacio aéreo sirio y abarcará zonas en el este del mar Mediterráneo, en los territorios ocupados palestinos y en Europa.

El medio israelí, citando al experto en asuntos militares ruso Vladimir Mijeyev, destaca que la instalación de esas armas rusas en Siria, ha reforzado notablemente las capacidades defensivas de la Aviación siria.

En otro informe publicado anteriormente, DEBKAfile calificó la entrega de esos modernos sistemas rusos a Siria de un gran desafío para Israel y adelantó que el régimen de Tel Aviv pediría apoyo a EE.UU. ante la nueva fase de guerra electrónica.

El envió de las referidas armas rusas a Siria se produjo casi una semana después del derribo del avión militar ruso Ilyushin Il-20 en suelo sirio, en momentos en que cuatro cazas israelíes F-16I lanzaban ataques con misiles contra Latakia. Moscú responsabilizó a Israel por el incidente, que causó la muerte de 15 militares rusos que estaban a bordo de la aeronave.

Ante tal coyuntura, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, confirmó el viernes el inicio de entrega del sistema antiaéreo S-300 a Siria capaces de destruir varios blancos a la vez a una distancia de más de 250 kilómetros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.