Rusia asegura que sus sistemas antiaéreos desplegados en Siria son capaces de detectar aviones en aeródromos de Europa y en territorios ocupados por Israel.

Vladimir Mijeyev, un funcionario del consorcio ruso Tecnologías Radioelectrónicas (KRET, por sus siglas en ruso), explicó esta semana que los especializados sistemas de guerra electrónica aerotransportados podrían completar los sistemas terrestres en Siria.

Añadió que las autoridades militares rusas tienen previsto aumentar la fuerza de tarea naval con sistemas de guerra electrónica y defensa aérea.

“Y todo esto se integrará bajo un sistema de control común y sabremos no solo que alguien ha ingresado al espacio aéreo en esta región, sino también que, en algún lugar, un avión opera solamente en la pista, ya sea en Israel o Arabia Saudí o incluso en Europa, y entendemos que está bajo el control del sistema integrado de defensa aérea”, dijo Mijeyev.

También manifestó que el sistema antiaéreo le asignará automáticamente un número objetivo a la aeronave detectada en un aeródromo, y ofrecerá a los operadores varias opciones: reconocimiento radioelectrónico, atenuación o supresión electrónica, o disparos, en el caso de que haya una situación crítica.

La inversión de la Federación Rusa en una serie de sistemas de guerra electrónica ha avivado los temores de que, en caso de guerra, los equipos occidentales, como radares, radios, GPS y sistemas de guía de misiles podrían quedar bloqueados y quedar inutilizados.

Aunque estos sistemas no son nada nuevos y el Occidente, en particular Estados Unidos, posee de estos, Rusia parece estar diciendo que puede monitorear, y quizás atascar, a las aeronaves occidentales, saudíes e israelíes incluso en sus aeródromos, según un informe publicado el jueves por la revista estadounidense The National Interest.

Rusia ha estacionado sistemas antiaéreos S-400 de largo alcance, que pueden golpear aviones a más de 400 km de distancia, en sus bases en Siria. En represalia por el ataque israelí del 18 de septiembre, Rusia también envió al territorio sirio sistemas S-300, con un alcance de más de 160 km.

Un sistema integrado de defensa aérea con radares de largo alcance – especializados sistemas de guerra electrónica aerotransportados y misiles antiaéreos de largo alcance– podría ser un fuerte elemento disuasorio contra los ataques occidentales, saudíes e israelíes en la región del Oriente Medio.

Sin embargo, el ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, aseguró que aunque a Israel no le agrada la presencia de S-300 rusos en suelo sirio, ese régimen seguirá realizando ataques en Siria en contra de las posiciones del Gobierno de Damasco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.