Dentro de re-estructuración del Estado burgués ha ganado la fracción latifundista burocrática y su programa neo-fascista, en los que los valores más conservadores de la oligarquía, quieren ser puesto de actualidad para “disciplinar” a las clases populares e imponer códigos reaccionarios y represores en el ámbito sexual, religioso o ideologico, a la par que apunta a una persecución de los movimientos populares y de las organizaciones políticas comunistas o simpatizantes de las mismas.

El Congreso del viejo Estado brasileiro ha aprobado un decreto ley, Nº 9527, que crea una Fuerza de Tareas de Inteligencia que resucita los organismos de la Dictadura Militar para investigar a opositores y revolucionarios al margen de al crimen organizado.
De todos es conocido los vínculos, con el Estado sionista de Israel, del capitan Bolsonaro y su familia, cuyos hijos lucen orgullosamente sus camisetas de organizaciones criminales sionistas, unidos por un furioso anti-comunismo, expresado en una proposición de ley para criminalizar el uso y fabricación de símbolos comunistas o divulgación de textos favorables al comunismo o a la lucha de clases.

“Hay que borrar a los marginales rojos” declaraba, sin rubor, el fascista Jair Bolsonaro, en medio de un circo electoral, que sumó un histórico boicot del 42 millones de electores asqueados del sistema corrupto y anti-popular del viejo Estado burgués y por la eficaz campaña por el boicot abanderada por la verdadera izquierda.

No es casual esta obsesión de la oligarquía brasileira con el comunismo, pues saben que es la bandera roja que levantara el pueblo en la Revolución de Nueva Democracia que se avecina. Por esto, la cada vez mayor intervención de las FF.AA. reaccionarias, en acciones represivas o en cargos ministeriales, con la vista puesta en los “objetivos rojos” del programa del gobierno terrateniente-burocrático. Programa contra-revolucionario al servicio de los planes del imperialismo, principalmente yankee, del que es fiel vasallo el régimen burocrático brasileiro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.