Las Tropas de Misiles de Designación Estratégica (RVSN) de Rusia están tomando en cuenta las consecuencias de un posible retiro de EE.UU. del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) y preparan ya una serie de medidas que reducen la efectividad de la defensa antimisiles estadounidense, ha revelado el comandante de las RVSN, el general coronel Serguéi Karakáyev.

“El impacto de las consecuencias de la retirada de EE.UU. del Tratado INF, el posterior despliegue de misiles estadounidenses de mediano alcance en Europa y las amenazas asociadas para nuestra seguridad sin duda se tienen en cuenta al planificar el uso de combate”, ha señalado Karakáyev en una entrevista con el periódico Krásnaya Zvezda.

El general coronel ha destacado que “se ha elaborado una serie de medidas técnicas militares que permiten reducir suficientemente la eficacia del sistema estadounidense de defensa antimisiles en Europa y garantizar la ejecución de las tareas asignadas”.

Estas medidas están relacionadas principalmente con la creación de modernos sistemas antimisiles y equipos militares con “mayor capacidad de supervivencia“. En concreto, han sido realizadas pruebas exitosas de lanzamiento de los misiles balísticos intercontinentales Sarmat, que serán puestos en servicio por el Ejército ruso en 2021, según Karakáyev. Asimismo, el complejo militar industrial de Rusia ha comenzado la producción en serie de los misiles hipersónicos Avangard.

Además, las RVSN continuarán trabajando para mejorar la trayectoria de vuelo y las capacidades balísticas de los misiles intercontinentales. También tienen previsto crear nuevos medios de fuego y destrucción funcional de los equipos de reconocimiento de información, control y ataque del sistema de defensa antimisiles.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.