Un caza MiG-31 ruso portando un misil Kinzhal en el último desfile del Día de la Victoria en Moscú. Yury Kirsanov / www.globallookpress.com

EE.UU. actualmente es incapaz de repeler un ataque perpetrado con las armas hipersónicas que están siendo desarrolladas por Rusia y China, ya que estas pueden perforar la mayoría de los sistemas de defensa de misiles. Esto se desprende de un informe oficial de la Contraloría General de EE.UU. (GAO, por sus siglas en inglés).

«China y Rusia están buscando obtener armas hipersónicas porque su velocidad, altitud y maniobrabilidad pueden anular a la mayoría de los sistemas de defensa de misiles y pueden usarse para mejorar las capacidades de largo alcance tanto convencionales como de ataque nuclear. No hay contramedidas existentes«, reza el documento.

Rusia ha comenzado la producción en serie de los misiles hipersónicos Avangard, capaces de volar a una velocidad 20 veces superior a la del sonido y de maniobrar en las densas capas de la atmósfera terrestre.

En respuesta, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de EE.UU. (DARPA, por sus siglas en inglés) ha presentado el diseño conceptual de un dispositivo destinado a proteger al país de las armas hipersónicas: el proyecto Glide Breaker.

«Es un hecho obvio»

El presidente ruso, Vladímir Putin, había anunciado en octubre que, mientras otros planean poner a prueba este tipo de armamento «dentro de un año o dos», Rusia pondrá los Avangard en servicio dentro de meses. «Es un hecho obvio, y nuestros socios lo entienden, que hemos adelantado a todos nuestros rivales en esta materia», indicó el mandatario.

Por su parte, el misil hipersónico Kinzhal, capaz de superar todos los sistemas de defensa existentes con su velocidad 10 veces superior a la del sonido y capacidad de maniobra en todos los tramos de su trayectoria, entró en servicio en los aeródromos del Distrito Militar Sur en diciembre del año pasado.

«Más objetivos estadounidenses en riesgo»

El reporte de la GAO, titulado ‘Amenazas emergentes de largo alcance que enfrenta EE.UU.’, resalta además que los aviones furtivos rusos y chinos actualmente en desarrollo serían capaces de «volar más rápido, llevar armas avanzadas y recorrer distancias mayores», además de que «podrían forzar a las aeronaves de EE.UU. a operar a distancias mayores y pondrían a más objetivos estadounidenses en riesgo».

Entre la serie de desafíos a la seguridad estadounidense identificados en este informe destacan también nuevas armas antisatelitales «para amenazar las operaciones espaciales de EE.UU.», así como los avances a nivel subacuático. «Rusia ha logrado avances significativos en tecnología y tácticas submarinas para escapar de la detección de las fuerzas estadounidenses», reza el texto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.