Moscú, 24 dic (Sputnik).- La política de confrontación que atizan EEUU y sus aliados socava la seguridad internacional y amenaza con llegar al extremo que un error podría ser fatal, advirtió el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en una entrevista con Sputnik.

“Cegados por sus ambiciones geopolíticas, Washington y sus aliados, no están dispuestos a adaptarse a la transformación de las realidades globales que no les beneficia, de donde vienen los intentos de parar esos procesos con todas las fuerzas y la mayor agresividad en los asuntos exteriores”, dijo el canciller.

El alto diplomático explicó que esta “línea política hacia el conflicto basada en recursos de fuerza provoca ineludiblemente un mayor desequilibrio de la arquitectura de seguridad global y contribuye a una carrera armamentista y es muy probable que surja una situación en la que el precio del error o el malentendido sea fatal”.

Según el ministro, “se está incitando a la confrontación, se están congelando los canales del diálogo”, a la vez que se están destruyendo los acuerdos internacionales sobre la estabilidad estratégica.

A principios de diciembre el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, Joseph Dunford, advirtió que la prórroga del Tratado START probablemente sería imposible sin el pleno cumplimiento por parte de Rusia del Tratado sobre misiles alcance medio y más corto (INF).

En respuesta, Lavrov subrayó que Moscú hizo llegar a Washington sus propuestas de prolongar el START III, pero no recibió ninguna respuesta al respecto.

El nuevo tratado START entró en vigor en 2011 y abarca un periodo de 10 años con la posibilidad de ser extendido por cinco más.

El acuerdo está basado en varios acuerdos conjuntos de no proliferación y limita el número desplegado de misiles balísticos intercontinentales, misiles balísticos lanzados desde submarinos, bombarderos nucleares y ojivas nucleares.

Las conversaciones para prolongar el convenio se han retrasado por preocupaciones comunes respecto al cumplimiento del acuerdo.

El Tratado INF sobre misiles de alcance medio y más corto fue adoptado en 1987 por la entonces Unión Soviética y EEUU para prohibir los misiles balísticos y de crucero con alcances de entre 500 y 5.500 kilómetros.

El pasado octubre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que su país abandonaría el pacto con el argumento de que supuestamente Moscú violaba el acuerdo.

A inicios de diciembre, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que EEUU suspendería su adhesión al INF en un plazo de 60 días, a menos que Rusia vuelva a cumplir con sus obligaciones.

Por su parte, la subsecretaria de Estado para Control de Armas y Seguridad Internacional, Andrea Thompson, afirmó que EEUU llama a Rusia a terminar el programa de misiles 9M729 o modificar el sistema para que su longitud no violara, según Washington, las condiciones del Tratado INF.

Washington y Moscú se han acusado mutuamente en varias ocasiones de desarrollar misiles que infringen el tratado, aunque Rusia lo niega categóricamente. (Sputnik)

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.