Rusia urge a EE.UU. a ceñirse a las obligaciones estipuladas en el Tratado INF y destruir las plataformas de lanzamiento Tomahawk ya instaladas en Rumanía.

El Ministerio de Defensa de Rusia pidió el jueves a Estados Unidos tomar las medidas necesarias para volver a cumplir con el tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), antes de que este expire dentro de seis meses.

Esta solicitud señalada en un comunicado del portavoz de la Cartera rusa, Igor Konashenkov, exhortó a Estados Unidos a destruir las lanzaderas verticales MK-41, preparadas para el lanzamiento de misiles de crucero Tomahawk, las cuales ya han sido instaladas en Rumanía y lo serán próximamente en Polonia.

En su demanda, el Ministerio de Defensa también estimó necesario que Washington elimine sus misiles análogos a los balísticos de medio y corto alcance, y los drones de asalto equipados con armamento letal.

Con este pedido, Moscú llamó la atención sobre las “violaciones reales” del referido acuerdo cometidas por parte de EE.UU. “Washington viene llevando a cabo una violación real de los requisitos del Tratado INF y, de hecho, creó las condiciones para la producción de misiles prohibidos por este acuerdo”, denunció Konashenkov.

Rusia también rechazó una vez más “las acusaciones infundadas” de EE.UU. sobre la supuesta violación por parte de Moscú de sus obligaciones bajo el Tratado INF, remarcando, al respecto, que Washington “no ha proporcionado ninguna prueba” para apoyar sus acusaciones.

El Tratado INF, firmado hace más de 30 años por los entonces líderes de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y de EE.UU., Mijail Gorbachov y Ronald Reagan, respectivamente, obligaba a las dos partes firmantes —Rusia y EE.UU.— a eliminar todos los misiles tanto nucleares como convencionales que tuvieran un alcance de entre 500 y 1000 kilómetros y de entre 1000 y 5500 kilómetros. Por tanto, varios analistas advierten que la retirada de Washington del referido acuerdo servirá de detonante para una nueva carrera armamentista en el mundo.

Mientras EE.UU. ha iniciado su programa de retirada del INF con Rusia, este último país advierte de las consecuencias que tendrá romper ese pacto. La parte estadounidense afirma que la decisión de abandonarlo se tomó en reacción a una presunta falta de cumplimiento por parte de Rusia de las disposiciones del tratado.

Rusia no solo refuta esta premisa estadounidense, sino que acusa al Gobierno de EE.UU. de “ignorar” todas las propuestas “constructivas” de Moscú para salvar el INF.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.