El discurso dominante en los medios de comunicación alternativos de que Washington quiere imponer un régimen títere en Venezuela para controlar el petróleo del país tiene poco sentido si se tiene en cuenta que ya compra el 41 por ciento del total de las exportaciones de la República Bolivariana, lo que significa que se debe dar una explicación más matizada.

Estados Unidos es el mayor cliente de Venezuela, mientras que Venezuela es el tercer mayor proveedor de crudo importado a Estados Unidos, por lo que Washington ya tiene lo que necesita de Caracas. Dada esta dinámica irónica entre los dos opositores geopolíticos e ideológicos, es de esperar que Estados Unidos tenga algún día acceso a los recursos de las mayores reservas de petróleo del mundo en la Franja del Orinoco, lo que contradice una vez más el discurso simplista de que Washington está librando una guerra sólo por el petróleo.

El control del petróleo venezolano es una de las razones de este conflicto, pero no en la forma en que se describe. Además de asegurar el pleno control geopolítico de la cuenca del Caribe, Estados Unidos quiere ganar una influencia predominante sobre Venezuela para integrarla en una estructura paralela de tipo OPEP que desafíe el acuerdo conjunto entre Rusia y Arabia saudí en la OPEP.

Estados Unidos quiere formar un cártel de los Países Exportadores de Petróleo del norte y el Sur de América (NASAPEC). Esta entidad podría ejercer una fuerte presión a largo plazo sobre el mercado internacional del petróleo a expensas de Rusia y Arabia saudí. Si a esto se añaden los planes de inversión conjunta de Estados Unidos y Qatar en gas natural licuado (GNL), es evidente que los imperialistas quieren controlar la industria energética mundial, lo que tendría consecuencias muy negativas para Rusia.

Rusia depende de sus exportaciones de energía para hacer avanzar sus intereses financieros y geopolíticos, lo cual resultaría más difícil -a pesar de su asociación de petróleo y gas con Arabia saudí e Irán respectivamente, que forman parte de la estrategia de equilibrio del país- si NASAPEC y su alianza GNL con Qatar en se convierten en un competidor.

El riesgo es que Rusia pierda muchos ingresos a largo plazo si Estados Unidos logra mantener bajos los precios del petróleo y el gas, lo que podría combinarse con el aumento de los costes asociados a la nueva carrera armamentista provocada por la retirada de Washington del Tratado INF para presionar a Moscú.

El legado final de Putin reside en su capacidad para cumplir las promesas que hizo a sus compatriotas durante su campaña de reelección el año pasado, incluso si todas ellas se basaban en el supuesto de que los futuros mercados del petróleo y el gas licuado permanecerían estables y en gran medida bajo control ruso, así como en el hecho de que el progreso de los misiles hipersónicos del país podrían impedir una nueva y costosa carrera de armamentos.

Las medidas energéticas y militares estadounidenses han disipado esos supuestos y podrían poner en peligro los planes cuidadosamente preparados por el dirigente ruso para mejorar las condiciones de vida de todos sus compatriotas, en particular de la mayoría de la población que vive fuera de sus ciudades más desarrolladas de Moscú y San Petersburgo, aunque, por el momento, el peor de los escenarios aún está lejos de ser seguro, a la espera del resultado de la crisis en Venezuela, lo que explica por qué en Moscú están tan interesados en actuar como intermediarios entre el gobierno de Maduro y los golpistas.

https://eurasiafuture.com/2019/01/26/why-would-the-us-want-venezuelas-oil-when-it-already-buys-41-of-its-total-exports/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.