El presidente de EE.UU., Donald Trump (dcha.), y el presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi, Washington, 9 de abril de 2019. (Foto: AFP)

Egipto se deslinda de la iniciativa estadounidense de instituir una ‘OTAN árabe’ para contrarrestar una supuesta “expansión de Irán” en la región.

“Egipto se ha retirado del esfuerzo de EE.UU. para inventar una ‘OTAN árabe’ —en alusión a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)— con aliados árabes claves”, ha informado este jueves la agencia británica de noticias Reuterscitando a cuatro fuentes familiarizadas con la decisión.

Calificando la medida de “un golpe” a la estrategia del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, para contener el poder de Irán, Reuters ha detallado que Egipto comunicó el pasado domingo su retirada en Riad, la capital saudí, antes de una reunión a la cual El Cairo no había enviado delegación alguna.

Según una de las fuentes, el referido encuentro se celebró para promover el esfuerzo liderado por EE.UU. para obligar a los aliados árabes a un pacto de seguridad, político y económico para afrontar a Irán.

No obstante, Egipto se ha retirado de la iniciativa de la ‘OTAN árabe’, a la que llaman Alianza Estratégica de Oriente Medio (MESA, por sus siglas en inglés), porque “no se está moviendo bien”, ha indicado una fuente saudí.

Otra fuente árabe ha precisado que la incertidumbre sobre si el presidente de EE.UU. ganará o no un segundo mandato el próximo año y si un sucesor pudiera o no abandonar la iniciativa, también contribuyó a la decisión egipcia. Además, ha destacado que a El Cairo no se le puede convencer de que regrese.

La idea de una alianza compuesta por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Baréin, Catar y Omán (los seis países árabes ribereños del Golfo Pérsico que integran el Consejo de Cooperación del Golfo, CCG), junto con EE.UU., Egipto y Jordania, se presentó por primera vez en el año 2017.

Sin embargo, no ha dado resultado alguno, ya que existe una brecha cada vez mayor entre la Casa Blanca y el Congreso estadounidense sobre los vínculos de Washington con Riad, además de discrepancias aún mayores entre los Estados miembros del CCG. Riad, Abu Dabi y Manama defienden una línea dura contra Teherán, mientras que Catar, Kuwait y Omán apuestan por mejorar las relaciones con el país vecino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.