Jóvenes investigadores, profesores y demográfos cubanos se reunieron en La Habana durante foro de dos días para debatir sobre desafíos de la juventud hoy, enfocados desde la demografía.

Estudiar la juventud, interpretar las estadísticas más allá de las cifras y conocer las políticas que se adoptan sobre este grupo etario, fueron temas analizados en el V Taller de Jóvenes Investigadores en Demografía.

Auspiciado por el Centro de Estudios Demográficos (Cedem) de la Universidad de La Habana, el encuentro aunó a especialistas noveles de diversas instituciones académicas y culturales del país, junto a experimentadas figuras de la investigación demografia, para debatir sobre lo que sucede hoy con la población cubana y específicamente la juventud desde el catalejo de lo sociodemográfico.

Se abordaron temáticas esenciales como los desafíos demográficos actuales y futuros, y cuestiones emergentes como la fecundidad adolescente, la migración interna y externa, la inclusión social, la ruralidad, el envejecimiento y la evolución de asentamientos.

También se discutieron los tópicos, algunos polémicos, de las parejas igualitarias, la resiliencia y la capacitación de los cuidadores de ancianos, las redes sociales y su influencia en el comportamiento juvenil, la seguridad alimentaria, el suicidio y la planificación familiar.

Según expresó la doctora Matilde Mollina Cintra, subdirectora del Cedem, en la Cuba actual los adolescentes y jóvenes constituyen grupos de vital importancia.

La sociedad y la dirección del país les han otorgado la responsabilidad de afianzar y dar continuidad al desarrollo de la nación, dijo.

De ahí la necesidad de conocer y profundizar en los datos de estos grupos y las problemáticas asociadas, tanto para decisores, investigadores, dirigentes juveniles y los propios jóvenes.

A partir de ese diagnóstico -opinó- se pueden proponer soluciones, políticas y proyectos como parte de la agenda de población y desarrollo en la región.

Es así, agregó, como los jóvenes se convierten en objetos y sujetos de la investigación, aportando miradas actualizadas, originales y multidisciplinarias.

Además aumenta la conciencia crítica de los jóvenes sobre sus problemáticas, lo que los pone en situación de ventaja y los coloca a un nivel más elevado del conocimiento, convirtiéndolos en actores para la transformación social.

Ante el reto de la atención al envejecimiento, los jóvenes son protagonistas de las acciones que se desarrollan, su mirada y comprensión es vital para construir actores garantes del futuro de la sociedad cubana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.