Gran Bretaña ha reforzado su controvertida presencia militar cerca de la frontera con Rusia como parte de una misión de alianza militar de la OTAN, mientras las autoridades británicas afirman que la amenaza de Moscú se ha vuelto más “creíble”.

Los medios británicos dijeron el lunes que cinco helicópteros de ataque Apache, cada uno con un valor de casi 54 millones de dólares, se habían desplegado en Estonia para reforzar la presencia de la OTAN en la nación báltica.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, dijo que el despliegue era necesario para disuadir a una “amenaza creíble” de Rusia.

“Es una amenaza muy creíble que vemos en Rusia. Parte de la razón por la que estamos desplegando cinco helicópteros de ataque Apache es asegurarnos de que nos adaptamos constantemente a una situación cambiante, pero se trata de medidas disuasorias”, dijo.

El despliegue se produjo cuando unos 110 militares británicos también fueron enviados a los Países Bálticos para reforzar a las tropas británicas desplegadas en las misiones de la OTAN en la zona. El despliegue del personal, que forma parte de la Operación CABRIT, elevará el número total de tropas del Reino Unido en la región a alrededor de 1.000 hombres.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.