El informático sueco Ola Bini

La policía ecuatoriana detuvo el sábado a Ola Bini, un informático sueco de 36 años, por una supuesta conspiración para desestabilizar al presidente Lenin Moreno.

Bini es una personalidad mundialmente conocida en el campo de la programación libre y un defensor de los derechos digitales y la intimidad en la red. Estaba a punto de volar a Japón de vacaciones.

La orden de detención lo identifica como ciudadano ruso y no como sueco. El “error” forma parte de la campaña de caza de brujas encabezada por Moreno y su ministra del Interior, María Paula Romo. Los términos son los mismos de siempre: el gobierno ecuatoriano es víctima de una conspiración en la que están implicados dos fantasmales “piratas rusos” no identificados, que trabajarían con WikiLeaks, Bini, y el antiguo ministro de Asuntos Exteriores del país, Ricardo Patiño.

La única prueba contra Bini es que es amigo personal de Assange y que lo visitó en la embajada ecuatoriana en Londres en varias ocasiones entre 2015 y este año. La abogada Solia negó que Bini tuviera ninguna conexión con WikiLeaks.

“Están tratando de vincularlo con algún tipo de posible caso de espionaje sin ninguna prueba”, añadió Solia. David Ochoa, presidente de la Asociación de Software Libre de Ecuador dijo que durante sus cinco años en Ecuador, Bini trabajó en el campo de la seguridad y la criptografía en internet. Empleado en el Centro para la Autonomía Digital, con sede en Quito, Bini mantenía un blog que no contenía ningún enlace o referencia a WikiLeaks.

Ecuador concedió a Assange asilo político en su embajada en Londres en 2012. El australiano está perseguido por Estados Unidos por revelar los crímenes de guerra cometidos por los imperialistas. La acusación de espionaje puede costarle una pena de muerte.

El gobierno de Moreno también ha emitido una orden de detención contra el antiguo canciller Ricardo Patiño. Le acusan de viajar con Bini a Perú, España y Venezuela y de colaborar con los fantasmales “piratas rusos”.

Patiño asegura que nunca conoció a Bini, y mucho menos viajado con él. “Tampoco conozco a los piratas rusos”, añadió. “Los únicos rusos que conozco son el Presidente Putin, el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov y el embajador de Rusia”.

El gobierno ecuatoriano han solicitado el encarcelamiento de Patiño y Virgilio Hernández, un antiguo diputado. Ambos convocaron una manifestación contra Moreno por la defensa de Assange y los derechos democráticos. Ambos son figuras del Movimiento Revolución Ciudadana, un grupo de oposición asociado al antiguo Presidente Correa.

Correa es un político asociado a la marea latinoamericana que comenzó en 1998 con la llegada de Chávez al gobierno de Venezuela. Al tiempo que concedió asilo político a a Assange, comenzó a tratar de silenciarle cuando WikiLeaks publicó los documentos que exponen la manipulación del Partido Demócrata en las primarias de 2016 a favor de Hillary Clinton.

WikiLeaks también dio a conocer los discursos a puerta cerrada de Clinton en los que prometió su apoyo a los buitres de Wall Street.

La reacción ecuatoriana quiere que Assange sea entregado a los estadounidenses por un plato de lentejas y para acelerar la firma de un acuerdo de libre comercio con Washington.

Moreno ha firmado un plan de rescate con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ppor valor de 4.500 millones de dólares en créditos a cambio de medidas de ajuste estructural, incluyendo una reforma de la legislación laboral, el despido de más de 10.000 funcionarios públicos y recortes drásticos en los servicios públicos.

Estas medidas han provocado protestas masivas, una huelga general y una caída en el índice de popularidad de Moreno en las últimas encuestas.

En una entrevista publicada el domingo por el diario británico The Guardian, Moreno volvió a dar muestras de su papel de lacayo del imperialismo al afirmar que Assange había convertido la embajada ecuatoriana en Londres en un centro de espionaje.

Por lo demás, no es ninguna sorpresa afirmar que Moreno es un corrupto. Cobró millones de dólares en sobornos de una empresa constructora china que construye una represa hidroeléctrica en Ecuador. Una empresa ficticia en el extranjero, controlada por la familia de Moreno, pagó estos sobornos a los destinatarios.

El gobierno ha implicado a WikiLeaks en estas revelaciones, basándose en la única evidencia de que la cuenta de Twitter de WikiLeaks ha llamado la atención sobre la historia. Sin embargo, el escándalo ya era bien conocido y estaba siendo investigado en Ecuador.

Moreno comenzó su carrera política como miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), un movimiento seudoizquierdista con implantación en varios países de América Latina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.