El presidente sirio, Bashar al-Asad (dcha.), se reúne con el enviado especial ruso para Siria, Alexandr Lavréntiev, en Damasco, 19 de abril de 2019. (Foto: AFP)

El presidente de Siria, Bashar al-Asad, hace hincapié en la necesidad de superar los obstáculos que impiden la implementación de acuerdos sobre Idlib.

El mandatario sirio abordó el viernes el tema en una reunión con el enviado especial del presidente Putin para Siria, Alexandr Lavréntiev, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Vershinin, en Damasco (capital siria), donde también examinaron la formación y la puesta en marcha del Comité Constitucional Sirio, según informa la agencia siria oficial de noticias, SANA.

Al-Asad destacó la necesidad de trabajar durante la nueva ronda de conversaciones de Astaná —que se celebrará el 25 y 26 de abril— para resolver los problemas que impiden la implementación de lo que se había acordado previamente sobre Idlib (noroeste), que se centra en eliminar a los grupos terroristas que están ubicados allí y atacan a los civiles en las zonas de seguridad vecinas.

Tanto Al-Asad como Lavréntiev destacaron la importancia de la coordinación continua entre las dos partes con respecto a las cuestiones planteadas para obtener resultados positivos que alcancen las aspiraciones del pueblo sirio, además de la erradicación del terrorismo y el restablecimiento de la seguridad y la estabilidad en todo el país árabe.

A su vez, Lavréntiev aseguró que los diálogos de Astaná lograrán más éxitos, ya sea en relación con la derrota del terrorismo, el proceso político, el comité constitucional o el conocimiento del destino de las personas desaparecidas y desplazadas de manera que contribuya a poner fin a la guerra en Siria, facilite el regreso de los ciudadanos sirios a sus hogares, al igual que la reconstrucción del país.

Las partes abordaron “la solución política sostenible (de la situación en Siria) de acuerdo con las decisiones aprobadas en el Congreso del Diálogo Nacional Sirio y la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), especial atención fue prestada a la pronta formación y la puesta en marcha del Comité Constitucional”, anunció a su vez la Cancillería rusa en un comunicado.

Idlib sigue siendo el último gran bastión de los terroristas y grupos armados en Siria después de que el Ejército nacional, apoyado por Irán y Rusia, lograran liberar de las manos de estos, gran parte del territorio. Se estima que hay cerca de 90 000 hombres armados atrincherados en esta provincia, que tiene una población de unos tres millones.

Rusia y Turquía acordaron en septiembre de 2018 crear en Idlib (para octubre) una zona desmilitarizada de 20 kilómetros entre el Ejército sirio y los grupos armados, pero las bandas extremistas siguen fortaleciendo sus posiciones y están volviendo a desplegar en la provincia armas pesadas y dispositivos bélicos ya retirados en aplicación del acuerdo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.