S-400
Un sistema S-400 participa en el desfile del Día de la Victoria en la Plaza Roja, el 9 de mayo de 2019 Alexánder Vilf / Sputnik

Estados Unidos lleva mucho tiempo amenazando con imponer sanciones a la India si compra a Rusia los sistemas antiaéreos S-400, pero ahora también le ofrece sus propias alternativas: THAAD y Patriot. Sin embargo, el «juego de palo y zanahoria» no ayudará a los estadounidenses a salirse con la suya, opina un experto del país asiático a RT.

Washington propuso el mes pasado a Nueva Delhi sus sistemas de defensa antibalística Terminal High Altitude Area Defense (THAAD) y Patriot Advanced Capability (PAC-3). Según medios indios, cada unidad del THAAD se estima que cuesta unos 3.000 millones de dólares, mientras que a los rusos debe abonar 5.400 millones por cinco unidades de su sistema defensivo.

Al mismo tiempo, EE.UU. redujo sus amenazas de sanciones; una nueva táctica que contrasta con la enorme presión que Washington está ejerciendo sobre Turquía, otro futuro operador del vanguardista S-400. RT en inglés consultó al profesor Sreeram Chaulia, de la Escuela Jindal de Asuntos Internacionales, sobre si el Gobierno indio está dispuesto ahora a ‘morder el cebo’ estadounidense.

«No creo que funcione», sostiene el analista. La India decidió hace mucho tiempo que el S-400, sucesor de la familia del S-300 que ha pasado la prueba del tiempo, «es la mejor opción disponible» para la potencia emergente, afirma. Según su opinión, las alternativas ofrecidas a la India no satisfacen «todo el espectro de necesidades de defensa» que tiene el país asiático.

Además, las compañías estadounidenses pueden ofrecer cualquier armamento a sus clientes de todo el mundo, pero se abstienen de transferir la tecnología. «No permiten que los compradores adquieran el conocimiento y el saber hacer sobre cómo se producen los sistemas se. No confieren poderes a sus socios en materia de defensa porque quieren mantenerlos dependientes a la larga», afirmó.

Ni reemplazo ni compra simultánea

«No creo que funcione», sostiene el analista. La India decidió hace mucho tiempo que el S-400, sucesor de la familia del S-300 que ha pasado la prueba del tiempo, «es la mejor opción disponible» para la potencia emergente, afirma. Según su opinión, las alternativas ofrecidas a la India no satisfacen «todo el espectro de necesidades de defensa» que tiene el país asiático.

Además, las compañías estadounidenses pueden ofrecer cualquier armamento a sus clientes de todo el mundo, pero se abstienen de transferir la tecnología. «No permiten que los compradores adquieran el conocimiento y el saber hacer sobre cómo se producen los sistemas se. No confieren poderes a sus socios en materia de defensa porque quieren mantenerlos dependientes a la larga», afirmó.
Ni reemplazo ni compra simultánea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.