Protestantes demandan justicia tras asesinato de estudiantes, Ciudad de México, 24 de abril de 2018. Ginnette Riquelme / Reuters

El estudiante mexicano Hugo Leonardo Avendaño Chávez fue encontrado muerto el miércoles en la noche en la colonia Aculco de la alcaldía Iztapalapa, en Ciudad de México.

Leonardo Avendaño, de 29 años, había sido reportado como desaparecido el pasado martes 11 de junio en la alcaldía Iztapalapa. Un día después, su cuerpo fue encontrado en su camioneta con signos de tortura y asfixia, reportaron medios locales.

El egresado de maestría de la Universidad Intercontinental (UIC), ubicada al sur de la capital mexicana, había sido privado de su libertad, de acuerdo con sus familiares, quienes denunciaron malos tratos por parte de las autoridades al momento de poner la denuncia.

Su prima Paulina Chávez compartió «con inmenso dolor» la noticia sobre el asesinato de Leonardo Avendaño.

Con el hashtag #JusticiaParaLeo, la Universidad Intercontinental lamentó en redes sociales el asesinato y exigió a las autoridades «investigar, encausar y castigar a los responsables, evitando la impunidad».

El caso de Norberto Ronquillo

El lunes pasado, las autoridades capitalinas informaron sobre el asesinato del estudiante universitario Norberto Ronquillo.

Ronquillo fue secuestrado el pasado 4 de junio, cuando salía de otra universidad del sur de Ciudad de México. Los secuestradores exigieron un rescate de 5 millones de pesos (261.000 dólares), aunque tras una negociación habrían bajado la cantidad a 500.000 pesos (26.000 dólares).

Pese a que la familia de Norberto pagó el rescate, el lunes pasado la Procaduría General de Justicia de la Ciudad de México encontró el cuerpo sin vida del estudiante universitario en la localidad de Xochimilco. Según la necropsia, el joven falleció a causa de una asfixia provocada por estrangulamiento.

Banda de secuestradores

La organización ‘Alto al Secuestro’ informó hace unos días sobre una organización criminal que opera al sur de la Ciudad de México, y que ha sido señalada como la responsable del secuestro de jóvenes de preparatorias y universidades privadas.

Según explicó Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la organización, se trata de una agrupación criminal «muy bien estructurada» y con 30 años de operaciones, que se creía desmantelada por las autoridades.

La banda, denominada ‘Las Pelonas’, cuenta con «células muy especializadas» conformadas por «negociadores, cuidadores y aquellos que tienen contacto con los familiares», explicó Wallace a la prensa local.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.