Carrie Lam
La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, el 15 de junio de 2019. Kin Cheung / AP

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, ha anunciado este sábado la decisión de retrasar por tiempo indefinido el proyecto de ley que, de ser aprobado por las autoridades locales, permitiría por primera vez que esa región entregue sospechosos de crímenes al resto de China, incluida la parte continental del país, la isla de Taiwán y Macao.

Los legisladores tenían planeado celebrar la votación sobre la medida el miércoles 12 de junio, pero debido a las masivas protestas postergaron el debate hasta nuevo aviso.

«Tras repetidas deliberaciones internas a lo largo de los últimos dos días, ahora anuncio que el Gobierno ha decidido suspender el ejercicio de la enmienda legislativa, reiniciar nuestra comunicación con todos los sectores de la sociedad, hacer más trabajo explicativo y escuchar diferentes posturas de la sociedad», ha declarado la líder de Hong Kong, que, contando con un férreo apoyo de Pekín, prometió a principios de la semana seguir promoviendo la controvertida iniciativa.

Desde el 9 de junio miles de residentes de Hong Kong manifestaron su enérgico rechazo al polémico proyecto de ley. Según estimaciones de las autoridades, en las protestas de aquel día participaron 240.000 personas, pero los organizadores de la congregación estimaron la cantidad de manifestantes en más de un millón, lo cual significaría que siete de cada diez residentes de Hong Kong salieron a las calles.

El proyecto de ley de extradición y por qué es tan odiado

De acuerdo con la legislación vigente, Hong Kong tiene prohibido de manera explícita extraditar a los sospechosos de crímenes a China continental, Taiwán y Macao. La región solo puede extraditar a los acusados a 20 países con los que tiene respectivos acuerdos bilaterales.

El proyecto de ley que las autoridades locales se empeñaron en promover levanta la prohibición existente en torno a China continental, permitiendo extradiciones también a Taiwán y Macao.

Se inspiró en el caso en curso de Chan Tong-kai, un residente de Taiwán, quien se fugó a Hong Kong después de matar a su novia embarazada en Taipéi el año pasado. Las autoridades de Hong Kong sostienen que las actuales normas para los delincuentes fugitivos deben actualizarse, ya que debido a una laguna en la ley de la región administrativa, actualmente no pueden extraditar a Chan a Taiwán.

Formalmente, la medida legislativa no se aplicaría a los acusados de delitos políticos, pero la oposición sostiene que el Gobierno chino podría recurrir a acusaciones de fraude o lavado de dinero para lograr la extradición de personas ‘indeseables’ y representantes de minorías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.