Nueva York, SANA

El delegado sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Jaafari, dijo que la organización terrorista Frente Al-Nousra en Idleb sigue tomando a cientos de miles de civiles como escudos humanos y comete los crímenes más atroces en su contra.

En una sesión del Consejo de Seguridad, Jaafari dijo que los terroristas en Idleb continúan sus ataques contra las ciudades y los poblados vecinos y el último de esos ataques fue la matanza cometida hace dos días en el pueblo Al-Wedehi al sur de Alepo y que cobró la vida de 12 civiles e hirió a más de otros 16 en un bombardeo terrorista contra una boda.

“Este crimen bárbaro es parte de una serie de crímenes de esos grupos terroristas liderados por la organización Frente Al-Nousra que figura en la lista de organizaciones y entidades terroristas del Consejo de Seguridad y es el brazo de al-Qaeda en Siria, lo cual requiere una clara condena del Consejo de Seguridad”, agregó Jaafari.

Indicó que todos los miembros del Consejo de Seguridad son conscientes de que hay un problema en Idleb que debe ser resuelto, pero ignoran la causa de este problema, que es el continuo apoyo por parte del régimen turco y sus socios a los grupos terroristas y evadir sus obligaciones en virtud de los acuerdos de Astaná y Sochi, y el de zona de distensión.

“El apoyo turco permitió a Al-Nousra, que incluye a miles de terroristas extranjeros en sus filas, controlar a Idleb y algunas áreas vecinas”, denunció.

El embajador sirio explicó que los principios del derecho internacional y las disposiciones de la Carta y las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la lucha contra el terrorismo implican apoyar los esfuerzos del estado sirio y sus aliados en la lucha contra el terrorismo, ya que el gobierno sirio es la parte interesada en poner fin a la presencia terrorista en su territorio y mejorar la situación humanitaria en lugar de convocar a estas sesiones de revisión y promoción de informaciones engañosas y falsas contra Siria y sus aliados.

“Poner fin al sufrimiento de los sirios en Idleb y otras áreas requiere tratar las causas principales de este sufrimiento generado de las políticas de los gobiernos de los países que patrocinan el terrorismo y las prácticas de sus organizaciones terroristas y los crímenes de la Coalición Internacional y sus milicias mercenarias”, indicó.

Asimismo, pidió el levantamiento inmediato e incondicional de las medidas económicas coercitivas unilaterales impuestas al pueblo sirio y las tachó de terrorismo económico.

También exigió poner fin a la politización deliberada y sistemática de las cuestiones humanitarias, y los intentos de algunos países de explotarlos al servicio de sus intereses.

En su respuesta al informe del Subsecretario General de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lukok, Jaafari dijo que el informe está lleno informaciones falsas y mentiras, y se basa en fuentes poco confiables y vinculadas a las organizaciones terroristas, y negó categóricamente las acusaciones contra el ejército sirio de atacar a los hospitales y los civiles en la provincia de Idleb.

De igual manera, reiteró que el régimen turco continúa suministrando misiles, tanques, minas y armas modernas a los terroristas en Siria, incluidas sustancias químicas que se trajeron desde Benghazi a través de Estambul y luego a Khan al-Asal en Alepo, y facilitó el ingreso en Siria de más de 100 mil terroristas a través de sus fronteras.

“Todo esto fue informado a las Naciones Unidas a través de 800 cartas oficiales dirigidas por el gobierno sirio, pero parece que algunos no quieren leerlas”, concluyó.

F. Marouf/ Dr. A. Shaban

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.