Hasta el momento, ningún país de la Unión Europea ha expresado su deseo de acoger a los migrantes. | Foto: Reuters

Las autoridades costeras de Italia informaron este sábado sobre la evacuación de una persona que se encontraba en la embarcación alemana Sea-Watch, con graves padecimientos de salud. Sin embargo, permanecen allí otros 42 migrantes a la espera de una autorización para desembarcar.

La embarcación que llegó hace diez días a las costas italianas, en Lampedusa, aún espera que algún país europeo autorice su desembarco para poder atender con urgencia a los tripulantes que están en graves condiciones por falta de alimentos, bebidas y medicinas.

«Es hora de invocar su orgulloso historial de ayuda a las personas que huyen de la guerra, la violencia y la persecución (…) deben permitir que los pasajeros rescatados lleguen a tierra, a la seguridad», indicó este sábado Vicent Cochetel, encargado especial para el Mediterráneo Central de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Desde su llegada a las costas de Lampedusa, los migrantes del Sea-Watch provenientes de Libia, han sido atendidos por grupos. 53 personas fueron evacuadas durante los primeros dos días, entre ellas nueve mujeres, 39 hombres, dos niños pequeños  y tres menores no acompañados.

No obstante, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) lamentó que aún permanezcan 42 migrantes en la embarcación, entre los cuales están menores de edad en condiciones deplorables, asimismo solicitó a la Unión Europea (UE) un acuerdo para que las personas sean recibidas finalmente en un puerto seguro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.