Organizaciones de Derechos Humanos denuncian la negligencia del Gobierno colombiano ante la ola de asesinatos. | Foto: EFE

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) confirmó este domingo el asesinato de Carlos Biscué, comunero indígena de la vereda El Credo, en el municipio de Caloto, departamento del Cauca.

Según las denuncias Biscué fue atacado por hombres fuertemente armados en medio de un agasajo con familia y allegados de la organización indígena. El hecho se registró la madrugada de este domingo en la vereda El Pilamo, ubicada en Caloto.

El dirigente popular, de 30 años de edad, hacía parte de la comunidad indígena Nasa y se desempeñaba como productor agrícola.

Mientras el presidente de Colombia, Iván Duque, llega de su gira oficial por el continente europeo, grupos armados siguen exterminando activistas sociales. Durante la jornada del pasado sábado, el país neogranadino se conmocionó con el homicidio de la referente social María del Pilar Hurtado a manos de grupos paramilitares.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), afirma que desde el año 2016 han sido asesinados 726 líderes y defensores de Derechos Humanos en territorio colombiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.