Trump tiene en la mira a dos mil inmigrantes, pero no es seguro que se detenga ahí. Foto: NPR

Las redadas contra inmigrantes que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos comenzaron el fin de semana en el país, como parte de una medida aplicada por el presidente Donald Trump para deportar a los indocumentados.

En la mira de los hombres del ICE, la agencia gubernamental para la lucha contra la inmigración ilegal, solo habría 2 mil inmigrantes pero no se excluye que las operaciones se realicen en una escala más amplia.

Por ahora no hay ningún comentario oficial por parte de las autoridades sobre las redadas que se realizaron en nueve ciudades, desde Atlanta a Baltimore, pasando por Chicago, Denver, Houston, Los Angeles, Miami, Nueva York y San Francisco.

Nueva Orleans, inicialmente en la lista de las autoridades, fue perdonada debido a la tormenta tropical Barry.

En las metrópolis afectadas, la tensión es muy alta: los alcaldes ilustran a los inmigrantes en las redes sociales y con carteles que publican en las calles sus derechos y aseguran estar listos para intervenir en su apoyo contra las redadas deseadas por Trump.

En Nueva York varias manifestaciones fueron realizándose para protestar contra las redadas y apoyar a los inmigrantes.

«El ICE debe ser abolido» es una de las consignas manifestadas durante una protesta en el área de Queens, Nueva York, donde vive una fuerte comunidad de inmigrantes.

El presidente estadounidense en tanto desató un nuevo alboroto con una serie de tweets sobre la inmigración, calificada por muchos como racista.

«Antes de criticar las políticas llevadas adelante por Estados Unidos vuelvan a los lugares corruptos e infestados con el crimen del que provienen», sostiene Trump, atacando, sin nunca nombrarlos, al grupo de parlamentarios progresistas pertenecientes a las minorías raciales encabezadas por Alexandra Ocasio-Cortez.

Un grupo del que forman parte también las diputadas musulmanas Ilhan Omar y Rashida Tlaib y la afroestadounidense Ayanna Pressley.

Para el magnate las combativas congresistas, cada vez más influyentes en el partido demócrata y en controversia con la presidenta de la Cámara de los representantes, Nancy Pelosi, deberían regresar y ayudar a resolver los problemas en sus países de origen «cuyos gobiernos están en una total catástrofe, el peor que existe en el mundo», en lugar de criticar a «la más grande y poderosa nación sobre la Tierra».

Inmediatamente la réplica de las involucradas, incluida Pelosi, llegó.

«Rechazo los comentarios xenófobos’ de Trump, ‘en lugar de atacar a los miembros de la Cámara el presidente debería trabajar con nosotros para políticas de inmigración que reflejen los valores estadounidenses», tuiteó Pelosi.

«Señor presidente, estamos luchando para proteger al país del peor, más corrupto e inepto presidente que jamás hayamos visto», comentó por su parte Ilhan Omar.

Trump «está enojado porque no acepta un país que podría incluirnos, no acepta que Estados Unidos nos haya elegido y que no le tengamos miedo», agregó Ocasio-Cortez.

Por otra parte, en lo que se refiere a los campos para los inmigrantes en la frontera con México, Trump negó que las condiciones sean catastróficas.

«Las áreas están limpias pero llenas de gente, llenas de un buen porcentaje de delincuentes. No podemos permitirles que ingresen a nuestro país. Si los centros están demasiado llenos -añadió el presidente-, dígales que no vengan aquí. ­Problema resuelto!».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.