Lucas Leon Simon.— Tiene un cuello ancho y corto como si fuera un jornalero de la Campiña, pero no. Es un médico, cateto y basto, de derechas de toda la vida. Tiene un hermano obispo en un país del  África Tropical –como el Cola Cao- . Se puede decir, visto de cerca, “que tiene  menos pescuezo que un globo”, pero aun así no se puede significar  lo malo que es como médico.

En realidad no es un médico,  sino un político que se aprovecha de un título que le dieron en una tómbola.  Senador por el PP en tres legislaturas, presidente -de despacho- del Colegio Oficial, es más basto que un condón de esparto y hay que tener mucho valor para pasar una consulta médica con él.

En pasado mes de junio, con la presencia de su hermano Juan José, obispo de Bangassou, dijo:

“Lo fácil es llegar y el chupetón”. Para referirse al aborto y en boca de un supuesto licenciado en medicina.

Se armó  tal revuelo que tuvo que matizar sus declaraciones, y matar al mensajero. Que en este caso eran todos los asistentes a una conferencia. Matizando que “creía que era algo coloquial”. ¿Coloquial? Para una persona que es la máxima “autoridad” en Salud en una comunidad de 7 millones de habitantes.

  • “Chupetón”, ¿Qué ha dicho usted?
  • Que hay un derecho de los no nacidos
  • ¿Derecho a qué?
  • A que voten al PP cuando sean mayores aunque estén en paro.
  • ¿Provida?
  • Dentro de un orden, que los emigrantes no lo  tienen
  • Ah, me creía

Pero donde “Chupetón” se ha superado a sí mismo y a su partido ha sido en la crisis “de la carne mechada”.

Ha incumplido todos los protocolos, plazos, alertas y vigilancias por el simple motivo de no querer abandonar la sombrilla playera.

Se dio la alerta de carne contaminada 38 días después de tener las primeras informaciones, se ignoró que una marca blanca de un amiguete sevillano la estaba vendiendo aun después de que ya hubiera habido una fallecida y los niveles de listeriosis en las máquinas de la empresa del amiguete – que estaba ya condenado tres veces por alzamiento de bienes tras quebrar a tres hermosas empresas, tres-  era 180 veces superiores a las normales.

La mechá preparada en una empresa de Sevilla se ha cruzado peligrosamente en su camino tras haber originado la muerte de dos personas, de  abortos en mujeres embarazadas, decenas de hospitalizaciones y sospechas de que pudieran estar afectadas otras 500 personas, y ya no sólo en Andalucía, también en otras comunidades autónomas a las que llegó el producto en mal estado. Vamos, una alhaja de consejero, que siendo presidente del Colegio de Médicos de Córdoba nombró al Arcángel San Rafael, miembro de honor del mismo.

  • Pollo, lo ha hecho usted muy bien
  • No podía esperarse otra cosa del staff de 300 amigos míos que nombré en tres días, tras ganar el trifachito las elecciones.
  • Le digo a usted señor de guardia
  • Soy el máster o number one del PP en Salud
  • Pues vamos “arreglaos” los del PP. Y todos los demás

Lo más llamativo del caso de la “Carne Mecha” ha sido comprobar cuál has sido la preocupación primera del señor que se llama como el Duque de Alba consorte: la mala suerte que ha tenido el empresario.

No le ha preocupado la mala suerte de los fallecidos, o de los 700 infectados, y las mujeres que ha tenido que abortar o “chupetones”, le ha preocupado el empresario, amigo suyo y donante de la financiación ilegal a su partido.

Los andaluces tenemos la Sanidad en manos de un señor que tenía como estar como su hermano, el obispo, al menos en la República Centroafricana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.