100 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA ¡LA LUCHA POR LA PAZ Y EL SOCIALISMO CONTINÚA!

Estimadas y estimados camaradas, delegadas y delegados de los Partidos Comunistas y Obreros del mundo, reciban el saludo caluroso y fraterno de las y los comunistas venezolanos. Queremos, ante todo, expresar nuestro agradecimiento al Partido Comunista de Turquía (TKP) y al Partido Comunista de Grecia (KKE) por el extraordinario trabajo realizado a fin de garantizar el desarrollo exitoso de esta importante reunión de comunistas del mundo.

El 21º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros ocurre en momentos de mayores amenazas para los pueblos y la clase trabajadora del mundo. Como consecuencia de la profundización de la crisis general del sistema capitalista en su fase imperialista, se agudiza la feroz competencia entre los capitales monopolistas por el control de las materias primas, las fuentes de energía, los desarrollos científico-técnicos, la mano de obra calificada y barata, los mercados ampliados, las rutas de comercialización de las mercancías y zonas geoestratégicas.

El deterioro de la hegemonía económica de los monopolios norteamericanos, se expresa en una política cada vez más agresiva y hostil del Gobierno de EEUU. Dicha política consiste en la utilización del poderío militar, el proteccionismo y la aún preponderancia estadounidense en la economía mundial, para obtener por la fuerza ventajas que ya no pueden lograr por el libre mercado, en virtud del rezago competitivo de sus monopolios.

En esta estrategia, se inscribe su confrontación en el ámbito comercial, científico-técnico, militar, político y cultual con la República Popular China; así como también las sanciones a Rusia, Irán e incluso las tasas impositivas establecidas a mercancías de la propia Unión Europea (UE).

La agresividad imperialista se revela en el incremento de las políticas injerencistas, las ocupaciones e invasiones militares, la promoción de guerras locales y civiles, y la aplicación de ilegales sanciones unilaterales contra países y pueblos.

La región más afectada por la violencia imperialista continúa siendo el Medio Oriente. La guerra de Irak, Siria y Yemen, las agresiones persistentes del Estado sionista de Israel contra Palestina, Siria, Líbano e Irak y la expansión del conflicto por toda la región desde el surgimiento del “Estado Islámico”, demuestran la intensa lucha interimperialista e intercapitalista por el control de los recursos y oportunidades geoestratégicas que ofrece dicha región.

El Partido Comunista de Venezuela expresa su solidaridad con el pueblo de Siria y Palestina, víctimas de la feroz agresión imperialista y sionista. Asimismo, condenamos la salvaje guerra imperialista contra el pueblo yemení y las pretensiones de dividir su territorio.

 

Plan imperialista para América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe también enfrentan la prepotencia y agresión del imperialismo estadounidense y sus aliados europeos. En la disputa por un nuevo reparto del mundo, nuestra región se constituye en su retaguardia estratégica.

La presencia militar de EEUU en la región se ha incrementado, así como los planes de asistencia técnica y cooperación militar con los gobiernos subordinados a su política. Todos estos esfuerzos apuntalan su objetivo político de recomponer su dominación en la región, a cuyo efecto requiere derrocar los gobiernos de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia; y sus objetivos económicos de control de recursos energéticos, de biodiversidad, agua dulce, oro, coltán y otra diversidad de minerales que posee el continente.

La reciente activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), representa un peligroso paso en la preparación de las condiciones para una agresión militar, bajo la máscara de una alianza regional.

El plan del imperialismo estadounidense persigue también concretar la derrota de organismos multilaterales de integración regional como la CELAC y UNASUR, en el marco de la disputa histórica entre el monroísmo, como doctrina estadounidense para la dominación y saqueo de la región, y el bolivarianismo como instrumento de emancipación continental.

 

Los retrocesos de los procesos progresistas

El avance del plan imperialista en la región tiene entre sus causas el agotamiento de los procesos y gobiernos progresistas-reformistas, producto del carácter de clase de las fuerzas políticas que los dirigen, de los limitados alcances de los procesos de cambio que se desenvuelven en el marco de las relaciones de producción capitalista y de la débil incidencia de los Partidos Comunistas y Obreros en el curso de dichos procesos.

De forma inevitable el progresismo latinoamericano llegó a sus límites, estancándose y retrocediendo en las conquistas y progresos alcanzados, abriendo posibilidades al regreso de gobiernos que son la expresión más reaccionaria del capital nacional y transnacional. Las pretensiones de estos gobiernos de imponer paquetes de medidas antipopulares, de corte neoliberal, bajo presión del Fondo Monetario Internacional, ha provocado un importante levantamiento de las luchas del movimiento popular y obrero en el continente.

El fortalecimiento de los Partidos Comunistas y Obreros en la región, disputando a las corrientes reformistas del progresismo la influencia y dirección de las masas, en relación dialéctica de unidad y lucha donde corresponda, es la única garantía para conquistar cambios auténticamente revolucionarios en nuestro continente.

 

La ofensiva del capital profundiza las medidas antiobreras y antipopulares

Las contradicciones interimperialistas e intercapitalistas, intensifican también la explotación de la clase trabajadora y las masas populares dentro de las fronteras de los Estados nacionales. Los gobiernos capitalistas implementan medidas antiobreras y antipopulares con el fin de mejorar las condiciones de competitividad de los monopolios.

La ofensiva del gran capital se expresa en reformas antiobreras dirigidas a destruir los salarios, la estabilidad laboral y las contrataciones colectivas, imponiendo la flexibilización, desregulación e informalidad de los empleos. A esto debemos añadir las políticas de recortes del gasto social y de privatización de los servicios públicos.

Los trabajadores y estratos populares en el mundo han reaccionado frente a esta arremetida antipopular del gran capital, desarrollando masivas movilizaciones, protestas y huelgas generales. Los Partidos Comunistas y Obreros son un factor decisivo y cualitativo en estas batallas, las cuales deben avanzar en un proceso de acumulación de fuerzas obrero-populares que le abra perspectiva a las luchas clasistas por el derrocamiento del sistema capitalista y la construcción del socialismo.

 

El anticomunismo

La ofensiva anticomunista toma vuelo en la misma medida que avanzan las luchas obreras y populares. El discurso y la campaña anticomunista, se ha convertido en la herramienta ideológica predilecta de los capitalistas para engañar a las masas trabajadoras y pretender neutralizar el potencial revolucionario de las luchas clasistas. El anticomunismo y el fascismo son los filos de una misma arma dirigida a contener la organización y lucha de las fuerzas revolucionarias frente a la embestida antipopular y antiobrera del capital monopolista.

El PCV condena y denuncia los intentos de difamar, perseguir y criminalizar las luchas de los Partidos Comunistas y Obreros por medio de la campaña anticomunista que impulsan las potencias imperialistas y los organismos multilaterales a su servicio como el Parlamente Europeo. Expresamos nuestra solidaridad con el Partido Comunista de Polonia, el Partido Comunista de Ucrania y todos los Partidos Comunistas que en el mundo son objeto de persecución e intentos de ilegalizar su actividad.

 

Unidad de acción del Movimiento Comunista Internacional y frente antiimperialista

Este 21º EIPCO lo realizamos en el marco del centenario de la fundación de la Internacional Comunista; una buena oportunidad para recordar el carácter mundial que asume la lucha de clases del proletariado, en la medida que el capital se internacionaliza. Por ello, podemos palpar en cada una de nuestras intervenciones, cómo las mismas penurias y flagelos azotan a los trabajadores independientemente de su nacionalidad: injerencia, guerra, fascismo, anticomunismo, arremetidas antipopulares y antiobreras. La explicación no es sólo que el capitalismo por su lógica explotadora genera estos problemas en todos los países; obedecen también a la existencia de una estrategia internacional común de los capitalistas para hacer prevalecer sus intereses ante los trabajadores y pueblos oprimidos del mundo.

Por ello, las y los comunistas venezolanos, consideramos una tarea urgente del movimiento comunista internacional avanzar en dotar a los trabajadores y obreros del mundo de una dirección colectiva y un programa común de lucha, que nos permita enfrentar con más eficacia la ofensiva internacional de los capitalistas, de la misma forma como hace 100 años lo hicieron los fundadores del Movimiento Comunista Internacional.

El Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros debe dar pasos hacia la concreción de esta necesidad estratégica de la lucha de clases a nivel internacional, a la vez que impulsemos la unidad de las más amplias masas trabajadoras y sectores populares en un Frente Antiimperialista Internacional para la lucha contra el enemigo común de los pueblos.

 

La agresión imperialista contra Venezuela

Camaradas, sobre Venezuela y el pueblo venezolano, debemos decir que somos objeto de una agresión internacional contra nuestra soberanía y autodeterminación, sin precedente en nuestra historia. El gobierno de EEUU, en su afán de derrocar al gobierno de Venezuela, aplica criminales medidas coercitivas unilaterales y extraterritoriales que golpean duramente la economía del país con graves consecuencias en las condiciones de vida de la población.

Las ilegales medidas coercitivas, unilaterales y extraterritoriales aplicadas por el gobierno estadounidense están dirigidas a vulnerar la soberanía nacional y asfixiar la economía. Durante este año han aplicado más de 100 sanciones unilaterales contra el país, con graves consecuencias para las condiciones de vida de la población; siendo las más agresivas las órdenes de congelamiento de activos y dinero de la Republica en el exterior, las restricciones de acceso a fuentes internacionales de financiamiento y el bloqueo de las operaciones de compra y venta en el mercado internacional.

Los impactos de estas medidas sobre la economía venezolana son devastadores, agudizando aún más la severa crisis capitalista que golpea el país, provocando cuantiosas pérdidas económicas y dificultando todo esfuerzo de reactivación de la actividad productiva.

Hoy, la causa del pueblo venezolano demanda la mayor solidaridad de las fuerzas revolucionarias del mundo. Confiamos en la enorme potencia de la solidaridad de los pueblos para contener cualquier aventura bélica contra Venezuela y para denunciar las medidas criminales que EEUU y la UE imponen contra la soberanía de Venezuela y los derechos del pueblo venezolano.

En este sentido, reconocemos el papel fundamental desempeñado por los Partidos Comunistas y Obreros en la solidaridad con nuestro país y pueblo. Gracias camaradas, en nombre de nuestro pueblo, de la JCV y del PCV, por el consecuente ejercicio del internacionalismo solidario.

 

La gestión capitalista de la crisis y las medidas antipopulares

Como ya conocen, nuestro país padece una severa crisis que tiene sus causas en el agotamiento del modelo de acumulación capitalista dependiente y rentístico. Aunado a esto, el Gobierno venezolano mantiene su tendencia, pese a sus enunciados seudosocialistas, a gestionar la crisis y enfrentar la agresión imperialista mediante medidas capitalistas, lo que se ha traducido irremediablemente en la implementación de políticas que además de antipopulares han resultado ineficaces para enfrentar las medidas coercitivas unilaterales del imperialismo.

Como era de esperar, los trabajadores, el campesinado y demás sectores populares han sido los principales afectados por las consecuencias de la crisis capitalista y las políticas inconsecuentes del gobierno, que son agravadas por la agresión imperialista. Hoy los trabajadores enfrentan la implementación de una política laboral regresiva que ha incidido en el deterioro del poder adquisitivo del salario y en el desconocimiento de las contrataciones colectivas.

Todos los planes y medidas económicas adoptadas hasta ahora por el gobierno nacional, no trascienden el marco de gestión del sistema capitalista dependiente y rentista. Por ende, sus resultados no sólo tienden a agudizar los problemas, sino que debilitan la capacidad de defensa de los trabajadores y todo el país frente a las unilaterales e ilegales medidas coercitivas del imperialismo.

 

Acumular fuerzas para una salida revolucionaria a la crisis

Ahora más que nunca, las corrientes más conscientes de la clase obrera y el pueblo trabajador de la ciudad y el campo, luchan y se movilizan por una salida revolucionaria a la crisis capitalista.

En el desarrollo de su política de “confrontar, deslindar y acumular fuerzas para avanzar”, el Partido Comunista de Venezuela avanza en dos frentes simultáneos: la construcción de la más amplia alianza patriótica y antiimperialista para enfrentar la agresión multifacética del imperialismo contra nuestra patria, y, al mismo tiempo, impulsa un proceso de acumulación, concentración y unidad revolucionaria de fuerzas del campo obrero, campesino, comunero y popular, para reimpulsar el proceso nacional liberador venezolano, abrirle reales perspectivas al derrocamiento del dominio de la burguesía en Venezuela y a la construcción del socialismo.

Derrotar la agresión imperialista en Venezuela demanda superar las limitaciones de una economía capitalista dependiente y rentista, desarrollar las fuerzas productivas nacionales, fortalecer las capacidades del país de producir los alimentos, medicinas y bienes esenciales que requiere la población. Ninguno de estos objetivos es posible de alcanzar si no logramos convertir al Partido Comunista de Venezuela en el destacamento de vanguardia de la clase obrera y el pueblo trabajador de la ciudad y el campo, unidos, conscientes y movilizados, cumpliendo su papel protagónico en la conducción del país.

La amplia lucha unitaria del pueblo de Venezuela contra el imperialismo y la oligarquía subordinada, demanda un protagonismo mayor de la clase obrera y de su destacamento de vanguardia. Estamos empeñados en ese esfuerzo.

Los imperialistas en Venezuela no pasarán. Seguirán chocando con la dignidad de un pueblo decidido a defender la soberanía de su país y sus conquistas, frente a la injerencia imperialista, el fascismo y el reformismo.

¡Viva el 21º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros!

¡Viva la Internacional Comunista!

¡Viva el internacionalismo proletario!

¡Proletarios del mundo unidos!

 

Contribution of the Communist Party of Venezuela (PCV): ENGLISH VERSION

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.