Más país… para la burguesía.

184

Raúl Martínez.— La verdad es que se veía venir. Sobre todo, por quienes recordamos lo sucedido a mediados de los años 90 con el fugar Partido Democrático de la Nueva Izquierda. No caben dos gallos en el corral de la izquierda burguesa y Pedro Sánchez ha condenado a muerte a Pablo Iglesias. Lo mismo da que éste haya pasado de proponer la toma de los cielos al asalto a moderar su programa hasta el punto de hacerlo difícilmente distinguible del programa del viejo PSOE, que haya asumido la Unión Europea y hasta la OTAN, o que se haya mudado a Galapagar. En el Consejo de Ministros no hay cama para tanta gente.
Y sí, es la economía, estúpidos, la economía. Caminamos hacia una nueva crisis capitalista y el verdadero poder no está para tonterías. No cabe la más mínima veleidad en la gestión del capitalismo. Bien sea con la izquierda o con la derecha, los tiempos venideros requerirán sostener con firmeza el timón del capitalismo español, y eso requiere que de las próximas elecciones generales salga una determinada correlación de fuerzas en la que el viejo bipartidismo recupere terreno y pueda emplear eso que llaman geometría variable para golpear a la clase obrera cuando sea preciso.

Iñigo Errejón ha llegado a la política estatal para permitir que el gallo del corral ponga orden cuando toque. El proyecto de la nueva socialdemocracia ha fracasado. Se ha comprobado que nos proponían caminar por un callejón sin salida. Y, llegados al final del camino, Iñigo Errejón, que inició esa misma ruta junto a su antiguo amigo Pablo Iglesias, nos propone que volvamos atrás. Nos propone volver al punto inicial: la supeditación a toda costa al PSOE para frenar la gestión neoliberal, convirtiendo a los votantes en tontos útiles que miran embobados de qué lado cae la moneda al aire, sin percibir que salga la cara socialdemócrata o la liberal, la moneda caerá en el bolso del patrón.

El camino al que han tratado de conducirnos, sea de ida o de vuelta, no conduce a nada bueno a los trabajadores y a las gentes del pueblo. Ni por ese camino se “podía”, ni ahora al desandarlo se conseguirá otra cosa que más país para la burguesía. Lo dijimos en su día y lo decimos ahora. Lo que hace falta es más Partido Comunista. Sólo así podemos caminar por una ruta segura hacia el país para la clase obrera que necesitamos y queremos construir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.