Foto: Efraín Cedeño

Lisandra Fariñas Acosta.— La necesidad de defender el valor del método clínico y la utilización de procedimientos del mismo como la entrevista a los pacientes, el examen físico acucioso, la toma de decisiones basadas en el enfoque de riesgo, el uso eficiente de las tecnologías del diagnóstico y tratamiento, y la atención a la creciente comorbilidad, que tienen las personas, dado el acelerado envejecimiento demográfico y el aumento de la esperanza de vida en Cuba, son algunos de los retos actuales de la medicina interna cubana.

Así explicó a Granma el Doctor en Ciencias Miguel Ángel Blanco Aspiazu, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Medicina Interna, al destacar el papel del internista en defensa de la clínica, eje del XII Congreso nacional de Medicina Interna (MEDINTER 2019).

Este evento, que abordará la clínica integrada a los importantes avances tecnológicos actuales, la prevención y promoción de salud, el enfoque de riesgo, los determinantes sociales de salud y al contenido ético y humanista, que reclaman nuestros tiempos, tendrá lugar entre los días 30 de octubre y primero de noviembre, en el Hospital Hermanos Ameijeiras, en la capital, destacó el también presidente del comité organizador.

Refirió el doctor Blanco Aspiazu que la medicina interna es la especialidad encargada de atender y solucionar los problemas de salud de los pacientes adultos.

Ese sentido, subrayó como un aspecto importante «el uso eficiente de la tecnología, al mismo tiempo que la práctica de una medicina humanista con enfoque biosicosocial, lo cual parte de establecer una correcta relación médico- paciente, que junto a la ciencia vincule el acercamiento empático al ser humano».

Para el especialista, la clínica es el centro del pensamiento médico, y el método clínico la base de la atención integral a los pacientes. De ello— así como de otras temáticas relacionadas con el pasado, presente y futuro de la medicina interna, la calidad de la atención médica, la medicina personalizada o de precisión, la medicina interna y la atención al enfermo grave, al paciente con comorbilidades, enfermedades crónicas no transmisibles, y sistémicas, la medicina basada en la evidencia, la resistencia microbiana a los antibióticos y la medicina interna en la investigación clínica y la docencia médica— debatirán alrededor de 300 delegados de todo el país y otras 10 naciones, fundamentalmente de América Latina.

MEDINTER tiene lugar cada cuatro años, como un resumen de la actividad científica y el desarrollo de la especialidad en la Isla, así como punto de partida para continuar impulsando esta área de las ciencias médicas.

De acuerdo con el Doctor en Ciencias Emilio Buchaca, presidente de la Sociedad Cubana de Medicina Interna, el intercambio científico de esta cita comenzó desde hace seis meses, con la celebración de los cursos precongreso, los cuales suman 68 en todo el territorio nacional. «La intención es que todos los profesionales del país de esta y otras ramas afines, accedan así al debate científico del evento», dijo.

Cuba tiene más de 3 000 especialistas en medicina interna, que trabajan en los tres niveles de atención del sistema de salud, apuntó el doctor Buchaca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.