El presidente de Siria, Bashar al-Asad, (dcha.) en una entrevista con Al-Sourea and Al-Ikhbariya TV, 31 de octubre de 2019.

El presidente de Siria alerta que la prolongada presencia de las tropas turcas en el territorio sirio como un proxy de EE.UU. ocasionará una guerra.

“Desde el punto más alejado en el sur hasta el punto más alejado en el norte, Turquía es el proxy (agente) de Estados Unidos en esta guerra y donde hemos luchado, hemos luchado contra este proxy”, ha dicho Bashar al-Asad en una entrevista concedida este jueves a los medios locales Al-SoureaAl-Ikhbariya TV.

Al-Asad ha advertido que si Ankara no sale de Siria por las vías políticas solo queda la opción de una confrontación militar. “Debemos dejar que el proceso político tome camino y si no da resultados iremos a la guerra, y no habrá otra alternativa”, ha agregado.

El mandatario sirio, de este modo, ha reafirmado su postura en tajante rechazo de la operación del Ejército turco, emprendida el 9 de octubre, en la zona noreste de Siria contra las milicias kurdas con un permiso tácito de EE.UU., después de que el presidente norteamericano, Donald Trump, ordenara retirar las tropas estadounidenses de la referida región en Siria. Damasco denuncia cualquier ocupación extranjera de sus tierras.

Seguidamente, Al-Asad ha acusado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de “robar fábricas, cosechas y finalmente el territorio” sirios. “Es un ladrón, no hay otro nombre (…) es un matón político. Ejerce este matonismo político a la mayor escala. Miente a todos, chantajea a todos. Es un hipócrita y públicamente lo es”, ha enfatizado.

Asimismo, ha recordado que al contrario de Turquía, Irán y Rusia defienden a Siria aclarando que los sirios “son los dueños de la causa”.

Para el presidente del país árabe, la ofensiva turca refleja las ambiciones y codicias de Turquía y también los deseos de EE.UU. en el territorio sirio.

Al respecto, ha alabado el acuerdo entre Rusia y Turquía —sobre el despliegue de la Policía Militar rusa y las fuerzas sirias cerca de la frontera turco-siria en virtud del cual, Turquía ha cesado de manera temporal su agresión en Siria— como lo que frenó los planes de Ankara para ocupar más territorios sirios, así como las pretensiones de Alemania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de querer poner esta zona bajo control internacional.

Así se ha referido Al-Asad a las recientes declaraciones de la ministra de Defensa de Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer, quien sugirió la creación de una zona de seguridad bajo control de la Alianza Atlántica.

El jefe del Gobierno sirio ha calificado el pacto alcanzado por los rusos y turcos de un “paso positivo” que aunque no logra todo “mitiga los daños y prepara el camino para la liberación de la región muy pronto”.

De hecho, desde el comienzo de la invasión turca del norte sirio, el Ejército del país árabe sigue avanzando en la zona hacia las fronteras turcas para mantener la seguridad.

En los últimos días han escalado las tensiones bélicas entre Siria y Turquía. El martes, las fuerzas turcas atacaron por tierra y aire contra las posiciones militares de Siria, causando la muerte de siete personas y dejando heridas a otras 14; mientras el Ejército sirio aniquiló a cuatro combatientes proturcos, según el denominado opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Damasco, no obstante, ha advertido de que no permitirá al Ejército turco y sus aliados, los llamados rebeldes, avanzar ni una pulgada dentro del país.

El Gobierno de Siria, asimismo, sigue llamando a las milicias kurdas a integrarse en las filas del Ejército sirio, ante los ataques de Turquía. Es más el portavoz de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) ya había expresado la disposición de las milicias kurdas a incorporarse al Ejército sirio en caso de que se logre una solución política con el Gobierno de Damasco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.