La Habana, 1 nov (Prensa Latina) El Ballet Nacional de Cuba (BNC) estrena hoy en su país natal obras de los coreógrafos Alexei Ratmansky, de Rusia, y Ricardo Amarante, de Brasil, por gestión de su subdirectora artística, Viengsay Valdés.

Concerto DSCH y Love Fear Loss son dos piezas que contrastan con el repertorio usual de la compañía, pero existe intención y deseos de hacer obras nuevas que ayuden a que nuestros bailarines se puedan mover de una manera más versátil y ganar en movimiento, en poesía, sobre todo en una diversidad de estilos, explicó la también primera bailarina.

En declaraciones a Prensa Latina, Valdés celebró el trabajo de ambos coreógrafos y agradeció la presencia en esta capital del director de la Compañía Nacional de Danza de España, Joaquín de Luz, quien integró el elenco de Concerto DSCH el día del estreno mundial, en 2008.

Por aquel entonces era primer bailarín del New York City Ballet, compañía fundada por Georges Balanchine, cuyo estilo influyó la creación de Ratmansky, coreógrafo residente del American Ballet Theatre, en Estados Unidos, desde 2014.

A esta pieza la caracteriza la musicalidad y la explosión, partiendo de una base clásica intenta romper con la tradición y el coreógrafo juega con capas de musicalidad, apuntó De Luz previo a un ensayo.

Quiero darle la buena nueva a Viengsay que va a presentar su primer programa al frente de la compañía y creo que es muy acertado traer esta obra y organizar un programa así, porque todo lo que haga a un artista y a una compañía crecer es bienvenido, apuntó.

Cuando a Valdés le entregaron la subdirección artística del BNC en enero de 2019, la mayoría de las temporadas de la compañía en el año estaban estipuladas; así que tuvo tiempo para gestionar una agenda a partir de objetivos propios.

Por el interés de ir rescatando piezas claves del repertorio de la compañía incluí El poema del fuego, de Alberto Méndez, y Las sílfides, en versión de Alicia Alonso sobre la original de Mijaíl Fokin, pues se trata de una de las obras interpretadas en la temporada fundacional de la compañía, en 1948, aquí en La Habana, precisó.

Además, se repondrá Celeste, creación de la colombo-belga Annabelle López Ochoa en especial para el BNC.

Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso acogerá las funciones los días 1, 2 y 3 de noviembre y el fin de semana del 8, 9 y 10 del propio mes, con tales los espectáculos pretende sumarse a las celebraciones por los 500 años de la fundación de la capital de Cuba.

Valdés le solicitó a Amarante el montaje de un ballet de singular sensibilidad, le dio por la vena del gusto porque, según atestigua el brasileño, la emoción es lo más importante y la música de Edith Piaf le apasiona.

Precisamente tres populares canciones de esa gran diva le sirvieron de base: Hymne A L’amour (Himno al amor), Ne me quitte pas (No me abandones) y Mon Dieu (Dios mío) para Love Fear Loss (Amor Mierdo Pérdida).

Quién no ha vivido un gran amor, quién no tiene miedo de quedarse solo, quién no perdió un gran amor. Esos -para mí- son los sentimientos más fuertes que existen. Por eso es un ballet más que para mirarlo, para sentirlo, invitó el coreógrafo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.