Patrulla de la policía kurda

El miércoles el gobierno sirio llamó a las milicias kurdas a unirse al ejército regular tras la ofensiva turca, una propuesta que ayer rechazaron los kurdos.

El llamamiento del gobierno de Bashar Al-Assad se produjo tras el mayor despliegue de tropas del ejército regular desde 2012 en el norte y noreste del país del que se retiraron tras el inicio de la guerra.

A principios de octubre, las milicias kurdas pidieron al ejército sirio que alcanzara sus posiciones en el norte para contrarrestar la ofensiva de Ankara lanzada el 9 de octubre, después de la salida del ejército de Estados Unidos, que dio luz verde al ataque turco.

“El Comando General de las Fuerzas Armadas está dispuesto a recibir a los miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias que deseen unirse a sus filas”, dijo el Ministerio de Defensa sirio en una declaración transmitida por la agencia pública Sana.

Todos los sirios, incluida la minoría kurda, se enfrentan a “un mismo enemigo”, añadía el texto en alusión a Turquía.

El Ministerio de Interior sirio también pidió a los miembros de la policía kurda Assayech que se unieran a las filas de la policía siria, según Sana.

Ayer las FDS declararon en un comunicado que no pueden unirse al ejército sirio hasta lograr “un acuerdo político que reconozca y preserve el estatus específico y la estructura” de sus fuerzas.

Una medida de ese tipo requeriría también un “mecanismo para reestructurar” el ejército sirio, agregan.

En una declaración separada, el dirigente de las FDS, Mazloum Abdi, declaró que sus fuerzas habían propuesto un acuerdo “que preserva el estatus especial de las FDS en las zonas donde están presentes”. Esto les permitiría entonces “formar parte” del ejército sirio.

La postura kurda es una medida de presión contra el gobierno de Damasco, que negocia una nueva Constitución en Ginebra, y no tiene ninguna posibilidad de prosperar porque las FDS carecen de políticas propias, especialmente ahora que ya no controlan ningún territorio y sobreviven por la benevolencia del gobierno sirio.

El acuerdo alcanzado la semana pasada entre Turquía y Rusia puso fin a la ofensiva turca con la retirada de las fuerzas kurdas de gran parte del norte y el nordeste del país, lo que permitió reforzar la presencia del ejército sirio en la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.