La ayuda de Rusia a Siria no se ciñe a los campos de batalla porque la economía es parte de la guerra moderna y la situación financiera del gobierno de Damasco es dramática, sobre todo mientras no consiga controlar los yacimientos de petróleo y gas del nordeste.

La decisión de Estados Unidos de mantener fuerzas en el noreste de Siria para proteger los campos petroleros impide que Assad tenga acceso a los fondos que necesita desesperadamente para reconstruir un país devastado después de ocho años de guerra civil.

A ello se suma las conversaciones entre el gobierno sirio y los grupos de la oposición en Ginebra, que comenzaron el miércoles que, según Rusia, podrían ser decisivas para finalizar la guerra.

La ocupación militar de los pozos de petróleo y gas por el ejercito de Estads Unidos es mecanismo de presión para que el gobierno de Damasco ceda en las negociaciones de Ginebra, es decir, gane en los despachos lo que no logrado en el campo de batalla.

Si el gobierno de Bashar Al-Assad claudica en Ginebra, Estados Unidos desbloquearía sus fondos y los de sus satélites en el Golfo y Europa. Mientras, Rusia (y posiblemente China) deberá sostener al gobierno de Damasco también en el terreno financiero.

“Si vemos un progreso político, puede haber más interés en apoyar la reconstrucción”, dice a la agencia Bloomberg el consultor Yury Barmin, experto en Oriente Medio del Grupo de Políticas de Moscú (*).

La ONU estima que los costes de reconstrucción en Siria ascienden a 250.000 millones de dólares y los dirigentes sirios no pueden contar con ninguno de sus dos principales donantes, Irán y Rusia, para obtener una financiación significativa.

La intervención militar rusa en Siria desde 2015 sostuvo a Al-Assad en un momento en el que sus fuerzas habían tenido que retroceder ante las huestes de Estados Unidos y sus cóplices.

Arabia saudí ha claudicado. Ya no pide la salida inmediata de Al-Assad, ya que la corrlación fuerzas en Oriente Medio ha cambiado significativamente. El papel de Rusia se ha vuelto cada vez más decisivo y la presencia de Estados Unidos ha disminuido.

La situación se aceleró cuando el presidente Donald Trump ordenó el mes pasado la retirada de las tropas estadounidenses que protegían a las fuerzas kurdas en el noreste de Siria, lo que llevó a una ofensiva turca que obligó a los kurdos a acudir a Damasco en busca de protección.

(*) https://news.yahoo.com/putin-faces-syria-money-crunch-040000435.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.