Clase obrera ¿servil en política o protagónica, esclava o liberada?

Es lo que el 10 de noviembre dejándome de pendejadas y entretenimiento engañabobos llevaría a las urnas a sufragio universal como izquierda, sin seguir el juego a la corrupción, no tengo intereses en ella; existe un objetivo válido fuera del capitalismo, hacer la revolución, ese es el camino. El motor de historia es lucha de clases. Unidos por una misma causa fundieron orgullo y seguridad al explotado, hacen tambalear la impotencia, crecer al diezmado, se hacen gigantes, y toman cuerpo irrumpiendo en las calles como potencia internacional en misterio de los sencillos. Es un largo camino infinito en lucha. Un camino largo que hay que ir forjando paso a paso gota a gota pensando, avivando esperanza, fuera de él la alienación; en él está el encuentro colectivo y no el privilegio en premio capitalista de unos pocos. Sirve para caminar la utopía y encontrarnos en el tiempo desatascando la maleza vertida sobre él para poder seguir caminando el encuentro y los abrazos; luchar es resistir, combatiendo en el camino nos encontramos, vamos llegando.

Pero los mentados parias de la tierra hoy se encuentran sin crítica directa, sin partido y sin líderes reales. De frente un capitalismo voraz de mano del imperio. He ahí el enemigo. No requiere política de naciones sino destrucción de civilizaciones. Ni culturas ni pueblos concebidos científica-filosóficamente humanos sino gestores, mercenarios que perpetúen doblegación dentro de su esfera monopolizada, alienada en la encarnizada globalización del dominio financiero, multinacionales, y números robotizados que ejecuten sus planes. El proletariado tal y como lo concibió Karl Marx es muy peligroso para los intereses centro izquierda y centro derecha del abanico capitalista del imperio que desquebraja el mundo en sus manos. La clase obrera del Estado, de éste lado del mundo en 10 de noviembre de 2019, que no cesó de combatir desde el aplastamiento de la República, no tuvo nunca necesidad de “política” de transición sino de revolución (pendiente desde octubre de 1934 con los portentosos estallidos de Asturies proclamándola como parias henchidos en futuro revolucionario), se la impuso para destruir toda esperanza de revolución, ya que había condiciones objetivas fulminándola como clase, difuminándola como “popular” en constitución impuesta por partidos y sindicatos que siguen viviendo sobrados de parásitos, dinero y traición. Frenando avances de intereses de clase afirman elecciones en “política” y “constitución” monarco-franquista.

¿Elecciones generales para qué? “El país de Don Quijote, gracias a la monarquía de los borbones, se ha convertido en el asno de Sancho Panza: glotón, cobarde, servil, incapaz de ninguna idea que exista más allá de los bordes de su pesebre (Blasco Ibañez)”. Nos encontramos ante un circo electoral financiado por magnates que dicen defender nuestros intereses (todos sus alevines nos “defienden”) sobre una plataforma donde lo que menos importa son los candidatos carentes de conocimiento y cultura sino pantomimas gobernando su imperial descomposición. Demasiados decorados en maqueta elitista para las condiciones laborales que nos imponen por ley. Sin trabajo fijo en cientos de miles de casos con escasas o nulas ayudas amplían marginación y suburbios en alza, guetos y abusos de poder, sobre una población natural desahuciada de empleo y sueldo, de vivienda, en decremento de un turismo permanente taponando las condiciones de vida natural dan manga ancha a una economía sumergida sin control en blanqueo de capital y laboratorio de gestores, diezmando al diezmado desde todos los frentes del sistema crápula. Seguimos pagando caro el analfabetismo histórico e ignorancia en política a la que han marginado a la que con más derecho debería tener papel activo protagónico y no reducido a las urnas. Muros de la intolerancia convocan a ellas. Mientras entre campaña y campaña mediática a través de los medios apalean sus buitres las calles reivindicativas de Catalunya.

Ser culto para ser libre. Se aburre Pedro Sánchez en su casita de la Moncloa frente a la antesala de las elecciones, ‘o la de los reyes magos’, a que le den veredicto aprobado a su desafiante cabalgadura hacia el ascenso al trono de los castrados por el capitalismo ¿Pero existe la izquierda como potencia de lucha concebida de abajo arriba? El político profesional es el exponente más perfecto del capitalismo para frenar todo movimiento revolucionario, “opta por la democracia”, para mejor pasar de la pobreza a la riqueza sin escrúpulos. Fomenta al rico engañando al miserable actualizando el dicho hoy más contemporáneo que nunca: ‘el rico cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre’. Mucho aprendió de “democracia” la izquierda constitucionalista entre alcaldías y parlamento del lado del impostor capitalista redentor de pinches para la ponzoña. Pero por muchas transformaciones a las que se ha visto sometida y doblegado su potencial sigue siendo base incondicional y eso no cambiará nunca mientras la explotación del hombre por el hombre con sus antagonismos persista. Y en esto nos llega la lucha del pueblo chileno ante otro decretazo sobre los transportes. Valiente y orgulloso el pueblo se hecha a la calle enfrentándose a la policía y milicos, ante el estado de sitio declarado por otro presidente, manejado por los yanquis y el FMI. Y, ahí tenemos Haití, que también existe; llevan semanas en levantamiento popular contra la miseria, el abandono social, la represión y mil calamidades en que les ha sumido el apestoso colonialismo y posterior imperio gringo.

La ley es tela de araña, y en mi ignorancia lo explico,

no la tema el hombre rico, no la tema el que mande,

pues la rompe el bicho grande y sólo enreda a los chicos

¿Qué ha estado ocurriendo en las últimas semanas en Ecuador, Chile, Catalunya; acaso no son por igual atrocidades de estela fascista, por igual no han ido a bocajarro a forma de bayoneta calada palo y tiente tieso, qué ha cambiado? Los pueblos se levantan contra las injusticias que el fascismo ejerce, de lo contrario sería sumisión, al poder especulador de las multinacionales que arrasa sus recursos propios a favor de la especulación. Hoy Chile como Catalunya, Ecuador como Haití, representan el estampido que agita como cóctel liberador destaponando la botella opresora, su ley de embudo, brota en estampida convertidos en miles de miles de burbujas libres de la cadena de opresión. La represión ha sido bestial. La lucha de un pueblo desarmado contra todo un ejército de policías es siempre desigual. No quiero pensar lo que hubiera ocurrido si los manifestantes se hubieran enfrentado como guerrilla en comandos armados, no ya de pistolas y rifles como ellos, simplemente de palos, como los compañeros ecuatorianos han hecho en su país contra sus policías, las mismas que junto a la CIA acribillaran a balazos a Che; seguramente habrían disparado contra la población dejando decenas de muertos, portado tanques, regando de violencia y sadismo las reivindicaciones, en toque de queda y más salvajadas propias de una de las civilizaciones más decadentes.

Es la ley como la lluvia, nunca puede ser pareja,
el que la aguanta se queja, más el asunto es sencillo,
la ley es como el cuchillo, no ofende a quien lo maneja.

Todas las condecoraciones se disputa Pedrito frente a Catalunya entre “juguetitos de guerra”, cháchara hueca y un estado de bienestar absoluto, le llevan a jugar a las pistolitas como rey. Se aburre tanto en su casita que ni pizquita de ley Rajoy deroga, pissss, para qué? Y es que las fuerzas represivas no son nada sin armas de fuego. Oh, claro, la lucha sería desigual pongamos 2.000 policías por ejemplo solo con porras contra 50.000 mil manifestantes con palos, correrían la gran mayoría sobrados de mierda derechitos a sus cuarteles perdiendo culo en la sombra, además de hombría, cascos, porras, pinganillo por silbato y campanas a tropel contra niños, jóvenes, ancianos, mujeres arrastradas por los pelos. Agüita, uffff, tremenda contradicción con la protesta reivindicativa de miles de moteros que hubo días atrás, por el contrario, hasta fueron promocionados en los medios. Contradicción si la comparamos no solo con los últimos sucesos, más allá de ellos cuando tras decenas de muertes de obreros de la construcción han reivindicado mejoras por la seguridad laboral han sido apaleados; contra el cierre de las grandes fábricas: Astilleros, AHV, Walcon Wuilcon, Euskalduna, La General, etc, apaleados en todo momento como a los mineros lanzando sobre ellos la fiera. Protestas mutiladas con porras, pelotas de goma, agua rastreando cuerpos con fuerza hasta destrozarlos, disparos con munición, heridos de goma a pelotazos, muertos en lucha contra la contaminación, y un sin fin de detenidos, insultos, amenazas y mucho más. El pueblo catalán que ha salido a las calles es un ejemplo de dignidad, de entereza y valentía, frente a un estado incrustado en su cobardía de la opresión.

Le suelen llamar espada y el nombre le sienta bien,
los que la manejan ven en dónde han de dar el tajo,
le cae a quién se halle abajo, y corta sin ver a quién.

Sin lucha no hay vida propia y mucho menos colectiva, el fascismo no ofrece gratis nada, véase la inolvidable lección magistral de los obreros catalanes de ‘La Canadiense’: la huelga fue un movimiento de reivindicación laboral dirigido en 1919, por la confederación nacional del trabajo (CNT) que incluyó huelgas, boicots e insumisión civil iniciada en la empresa eléctrica Riegos y Fuerza del Ebro, perteneciente a Barcelona Traction, Light and power company, limited, más conocida como la Canadiense. Comienza el 5 de febrero de 1919, a lo largo de los cuarenta y cuatro días paralizó la ciudad de Barcelona y el 70 % de toda la industria catalana en una de las huelgas más importantes de la historia del Estado español. Se consiguieron mejoras salariales; readmisión de obreros despedidos y la liberación de miles de detenidos durante la huelga, la jornada laboral de ocho horas (con la sanción del Decreto de la jornada de ocho horas de trabajo): convirtiendo al Estado español en el primer país que promulgaba por ley esta reivindicación obrera. Y es que en verdad la expresión mas artística y representativa de los pueblos es hacer la revolución. No perpetuar al antojo del voraz capitalismo la esclavitud; su terror fascista imperial. Claro es que los catalanes en el arte de defender sus derechos tienen sobrada experiencia no hay más que remontarse a la historia siglo XIX y XX. Se han levantado en defensa de la libertad no solo de los condenados, de todo un pueblo, que no se resigna a permanecer maniatado a un Estado fascista que reprime los pueblos del Estado en declive de todo derecho fundamental.

Hay muchos que son doctores, y de su ciencia no dudo,
mas yo que soy hombre rudo, y aunque de esto poco entiendo
diariamente estoy viendo que aplican la del embudo (José Hernández)

Chile que tras la muerte en cama de Pinochet como el verdugo dictador Franco, se ha levantado mayoritariamente contra el mismo fascismo, que nunca ha dejado de combatir porque sigue ahí desde el asesinato del Presidente Allende. Y este pueblo culto como es el chileno ha perdido el miedo como hemos visto en vídeos aparecidos en la redes. El miedo a los asesinos. Policías y milicos del crimen que han enviado a las calles tras aplicar medidas económicas y sociales, que lo que hacen es despojar al pueblo de sus derechos sociales, conquistados como en el Estado español a base de muertos. ‘La carta’ de Violeta Parra lo deja muy claro: “Los hambrientos piden pan plomo les da la milicia”.

 

PD.

El levantamiento de campesinos, obreros y estudiantes en Ecuador ante el paquetazo de medidas antisociales del Presidente Lenin Moreno, ha sido admirable, por la inmensa movilización en todo el país donde se han vivido duros enfrentamientos con la policía y el ejército, que han reprimido hasta dejar varios asesinados y miles de heridos. Tanques, fusiles y francotiradores intentando parar las marchas hacia Quito, cuyo objetivo era paralizar el decretazo infame del FMI a través del sátrapa Moreno. Tras varios días de enfrentamientos viendo el gobierno que la cosa se ponía fea para él, convoca a los líderes indígenas para dialogar pero el “lobo” enseña la patita y, claro, pasó lo que tenía que pasar, la desmovilización de los trabajadores y estudiantes tras la promesa de retirar el antipopular decreto. Y, es que el líder máximo indígena de la organización que más les representa CONAI, es Vargas, derechoso además de un empedernido amigo de empresarios (en las últimas elecciones la CONAI apoyó a uno de ellos). Pero todo se explica cuando Vargas, tras llegar a entenderse con el sátrapa Moreno, y tras desmovilizar el país, anuncia que su objetivo es crear una plataforma política para los próximos comicios nacionales <<Siento y percibo que posiblemente tengamos un nuevo presidente que sea del movimiento indígena; la CONAI será el partido políticamente más fuerte por todo lo que ha hecho por el pueblo ecuatoriano: muchos me han dicho que yo soy el futuro presidente… pero el pueblo es el que decide; para nosotros el correísmo ya no existe>> Y, olé!!! Obreros, campesinos y empresarios, gobernando juntitos de la mano del dios mago ¿existirán los milagros? Según Vargas, Dios, existe y cena en la casa del descamisado; fusión perfecta, los empresarios se hacen campesinos y los campesinos empresarios:

Y, Manuela Sáenz, nace un 27 de diciembre de 1797 (en Quito-Ecuador). Una de las próceres que luchó por la libertad de América. Su participación fue activa y protagónica en la batalla contra el imperio español. Combatió en la batalla de Pichincha que selló la libertad de Ecuador (1822), también en la batalla de Ayacucho que coronó la soberanía de Perú y América del Sur. Antonio José de Sucre, en una carta emitida el 10 de diciembre de 1824, reconoció la importancia de Manuelita en la gesta independentista: “Se ha destacado particularmente doña Manuela Sáenz por su valentía; incorporándose desde el primer momento a la división de Húzares y luego a la de Vencedores; organizado y proporcionando el avituallamiento de las tropas, rescatando y atendiendo a los heridos batiéndose a tiro limpio bajo los fuegos enemigos”. (Creo que a Manuelita le resultaría repugnante no solo Lenin Moreno, también el pinche Vargas).

 

*Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.