Los trapos sucios de la Guerra de Siria van saliendo a la luz y los medios se callan como perros: ninguno se ha hecho eco de la falsificación de los informes sobre los bombardeos químicos a Duma para imputárselos al gobierno de Bashar Al-Assad.

El fraude alcanza a la ONU, de quien la OIAC (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas) depende. Por lo tanto, es otro de los engaños que vienen sembrando este tipo de tinglados internacionales, que aprovechan su apariencia de “neutralidad”.

Quienes han denunciado el engaño no son los conspiranoicos sino dos miembros del propio organismo y, lo mismo que las “armas de destrucción masiva” de Irak, conducen siempre al punto de partida de las guerras imperialistas y sus falsos pretextos que, en el caso de Siria, condujeron a bombardear varias instalaciones.

Pero si en el caso de Irak, las “armas de destrucción masiva” no aparecieron nunca, en Siria no va a ocurrir lo mismo porque el gobierno de Damasco no ha sido domesticado, así que las grandes cadenas de intoxicación se callan como lo que son: como perros.

Los inspectores de la OIAC denuncian que sufrieron presiones por parte de funcionarios de Estados Unidos para emitir un informe condenatorio contra el gobierno de Siria.

Excepto uno, todos los miembros de la OIAC se apercibieron de que las bombas de cloro que encontraron en el lugar de los hechos no habían sido lanzadas desde una altura sino que las dejaron allá “a mano”, formando parte de un escenario preparado.

El 4 de julio el director de la OIAC, Bob Fairweather, llamó a los inspectores a su despacho, donde se encontraron con tres funcionarios de Estados Unidos, que se presentaron con su nombre, pero sin decir en qué organismo trabajaban.

Los gringos llevaron la voz cantante y empezaron asegurando que se había producido un ataque químico en Duma con gases y que el mismo había sido ordenado por el gobierno sirio. La suerte estaba echada de antemano. No había nada que investigar.

La OIAC no pintaba nada. Su informe es falso y quienes lo han reproducido en grandes titulares mediáticos son otros tantos defraudadores y no cabe considerarlos de otra forma mientras no rectifiquen su “error”.

Ahora veremos qué hacen los cazafantasmas que buscan mentirijillas por internet, los que se dedican a contrastar la información, los medios prestigiosos, los independientes, los objetivos y los neutrales.

Más información:

– No hubo ningún ataque químico del ejército sirio contra Duma en abril
– Nuevos hallazgos sobre el montaje del ‘ataque químico’ al barrio de Duma, en la capital siria
– El gran montaje de las armas químicas de Duma sale al descubierto
– La ONU manipuló las pruebas del ataque químico a Duma para culpar al gobierno de Damasco
– La prensa española: los perritos falderos de los imperialistas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.