viernes, junio 5, 2020

Israel aprovecha de la Pandemia del COVID-19 para acelerar la anexión de territorios palestinos ocupados.

Hoy, los ojos del mundo están centrados en esta emergencia global, escenario que Israel aprovecha para acelerar sus actos ilegales, apropiarse de territorios palestinos y profundizar la ocupación militar, la ilegalidad y el Apartheid.

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

El ejército británico elabora la campaña de intoxicación mediática sobre el coronavirus

El miércoles pasado, durante la sesión informativa diaria del gobierno británico sobre el coronavirus, el jefe del ejército, el...

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

En estos momentos dificiles para el mundo, Palestina sufre por el horror de la ocupación militar y por el virus Corona. En particular, la ciudad de Jerusalén, con sus vecindarios y sitios sagrados, están siendo sometidos a una serie de provocaciones y violaciones por parte de las autoridades de ocupación, aprovechando la preocupación global por la pandemia del virus «Covid-19».

A modo de ejemplo, hoy centenares de colonos se encuentran ocupando y vandalizando los patios de la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén ocupada, mientras tanto, los militares israelíes impiden que los ciudadanos palestinos, habitantes historicos de la ciudad, realizar sus ritos religiosos libremente.

Israel, como es su costumbre, y aprovechando que el mundo está ocupado por el tema de la pandemia, el gobierno de ocupación militar está acelerando proyectos destinados a separar Jerusalén Este del resto de los territorios palestinos ocupados en 1967, y vincular el asentamiento ilegal de Ma’aleh Adumim en particular con el resto de los otros asentamientos al sur de Jerusalén ocupada.

Ya se ha comenzado construir un gigantesco muro de hormigón que reemplaza las alambradas de púas para separar el área del barrio Sheikh Saad de la aldea de Tire Baher al sur de Jerusalén ocupada dentro del marco del muro de separación Racista que ha sido declarado ilegal por la Corte Internacional de La Haya el año 2004.

La construcción de este muro es un anticipo a la construcción programada de una carretera de unos 7 kilómetros que conecta los asentamientos ilegales en territorios palestinos ocupados desde Gilo, a través de Givat Hamatos y Har Homa, hasta Ma’aleh Adumim, y penetra la ciudad de Jerusalén en el área de Abu Dis a través de un túnel para conectar los asentamientos dentro del muro con los asentamientos detrás del muro, lo que significa demarcar nuevas fronteras basadas en el acuerdo del siglo de Trump, como parte del proceso de judaizar Jerusalén ocupada y convertirla en la capital de la potencia militar ocupante.

La nueva carretera de y el muro de cemento allanan el camino para la separación de los ciudadanos palestinos que viven al sur de Jerusalén de la ciudad misma, y la carretera se convertirá en una arteria vital que conecta los asentamientos del sur de Jerusalén con el este y el norte, a la luz de la planificación para el establecimiento de hoteles, centros comerciales, un ferrocarril y un área industrial, Instalaciones públicas y calles para atender asentamientos y colonos en tierras privadas palestinas que a través de la fuerza o mediante artimañas judiciales o militares son tomadas por los israelíes.

La actividades ilegales para apropiarse de territorios palestinos se ha multiplicado a la luz del Plan de Trump y la irresponsabilidad y doble moral de los países europeos para exigir el cumplimiento de los dictámenes y resoluciones de la legalidad internacional que ellos mismos han establecido.

Los países de Europa se han dedicado solo a “reprochar”, “rechazar” y “deplorar”, es decir discursos inútiles y tinta sobre papel, pero nunca han tomado medidas reales y efectivas en contra de las violaciones israelíes tal como lo han hecho recientemente con Venezuela u otros países, a pesar que las diarias atrocidades y sistemáticas violaciones a los derechos humanos y a la legalidad internacional que Israel comete.

Claramente, estos países aplican la legalidad internacional y se jactan de respetar los derechos humanos, solo cuando esto no afecte a sus intereses militares, económicos o políticos. Es la política de los derechos humanos según conveniencias.

Mientras tanto, Israel aprovechando de la preocupación mundial por que el Corona Virus y alentada por el apoyo de Trump, la hipocresía y la mediocridad moral del resto de los gobiernos que se auto califican “democráticos” y “libres”, acelera sus actos ilegales y su política de los hechos consumados.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org desde Jerusalén Ocupada 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Díaz-Canel tilda de inmoral y prepotente a gobierno de EE.UU

https://twitter.com/DiazCanelB/status/1268510280448909313?ref_src=twsrc%5Etfw El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tildó de inmoral, prepotente y perverso al gobierno de Estados Unidos, por...

Le puede interesar: