El oportunismo siempre sale en defensa del capitalismo monopolista, siempre al servicio de la burguesía

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Abstención de los países de la Unión Europea y de la ‎OTAN en el voto de una resolución de la ONU ‎contra el nazismo

Manlio Dinucci.— La Tercera Comisión de las Naciones Unidas –encargada de los asuntos sociales, humanitarios y culturales– adoptó, el...
La irrupción y la expansión del coronavirus han sacado a flote las deficiencias de una sociedad en franca decadencia. El aura de fortaleza inexpugnable que hasta hoy gozaba la Unión Europea – antaño Comunidad Económica Europea – se va disipando a gran velocidad y sale a la superficie el verdadero propósito de su creación, que no fue otro que la defensa a ultranza de los monopolios de nuestro continente, alineados bajo los auspicios e influencia de los EEUU, frente a la competencia de los demás grupos monopólicos del mundo. No se puede hacer un análisis fidedigno de ningún fenómeno que afecte al comportamiento de la UE, sin tener en consideración el lugar que ocupa en el mundo.

Hasta la aparición del coronavirus la visión de una Europa compacta y “solidaria” embaucaba al ciudadano, pero este mundo hábilmente sostenido en arenas movedizas se va resquebrajando ante nuestros ojos, porque desde hace ya algún tiempo las condiciones subjetivas y exteriores que cimentaban la supuesta unidad europea, han dejado de existir.

Una grave crisis estructural afecta al capitalismo mundial desde hace décadas, la cual se ha podido neutralizar en Europa mientras ésta lo podía ocultar por medio de mentiras y, especialmente, por el sometimiento a los bancos y monopolios alemanes, ingleses y franceses, de los países más endebles, entre ellos España.

La pandemia ha puesto al descubierto las miserias de una falsa unidad continental, sacando a flote la precariedad estructural y superestructural de la crisis. La solución a la epidemia requiere la movilización de ingente cantidad de dinero que no existe y que va a incidir muy negativamente en el sostenimiento económico del capitalismo en todos los países.

Las diferencias entre las naciones que componen la UE son patentes debido a que es incuestionable que en estos instantes el coronavirus solapa el devenir de una exacerbación de la crisis mundial que cuestiona indefectible la existencia del capitalismo. Cada país trata de zafar el período crítico del coronavirus con el menor costo posible, mientras los dominantes en la UE intentan obviar interesadamente la solidaridad para luego poder resistir en mejores condiciones la competencia inter-imperialista en la crisis estructural o de supervivencia.

En este escenario España pagará con creces las reformas estructurales que a lo largo de su pertenencia a la UE ha tenido que llevar a cabo, quedando como una economía terciaria o de servicios, por lo que ahora depende de las industrias alemanas, francesas, del Banco Central Europeo, etc. De nada ha servido su sometimiento en todas las áreas a los grandes europeos y a EE.UU, incluso participando en sucesivas guerras de intereses imperialistas.

Por lo visto, la crisis del coronavirus está sirviendo como justificación para que una parte de la “izquierda” de nuestro país, incluso algún que otro grupo “comunista”, exhumen de sus entrañas todo el oportunismo que atesoran.

Resulta denigrante que los oportunistas traten de ocultar la naturaleza imperialista del Estado español. Su oportunismo es tal que soslayan que las fuerzas represivas y el ejército de nuestro país están bajo los servicios de los monopolios extranjeros, por lo que han participado y continúan participando en numerosas guerras de rapiña. Tal es el caso del PCE que no tiene reparos en agradecer a las unidades militares, concretamente a la UME, su labor en la crisis del coronavirus, creando en el pueblo un clima de aceptación a las fuerzas represivas que, hoy por hoy, sostienen el capitalismo monopolista y la monarquía.

El Partido Comunista Obrero Español hace un llamamiento al pueblo trabajador, único creador de las riquezas materiales y espirituales de la sociedad española, para que hagan oídos sordos a aquellos que tratan de engañarlos con mentiras.

Debemos estar en alerta, y preparados, porque con la excusa de la pandemia intentarán cargar sobre nuestras espaldas todo el coste de la crisis. Por el contrario, desde ya, hacemos un llamamiento para estar preparados con el propósito de repeler las medidas que a ciencia cierta impondrá el gobierno actual o cualquier otro, que solo servirán para sacar de la crisis a los ricos a costa de nuestros sufrimientos: paro, pobreza, desahucios, muertes.

Hoy más que nunca debemos forjar la unidad de todos los trabajadores, de la ciudad y del campo, para enfrentarnos activamente contra el capitalismo, el único culpable de todas nuestras desdichas. A tal fin os llamamos a integraros en las filas del FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO para unir nuestros esfuerzos y dirigirlos hacia el único objetivo posible: EL SOCIALISMO.

 

¡ABAJO EL CAPITALISMO!
¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!
¡POR EL SOCIALISMO!

Madrid, 30 de marzo de 2020

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: