domingo, mayo 31, 2020

El «escudo social» del gobierno es en realidad un plan de rescate de las grandes empresas

Noticias populares

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

El Moviment Proamnistia de Barcelona ha lanzado la Campaña Solidaria con Pablo Hasel

Moviment Pro Amnistia CONTRA EL ENCARCELAMIENTO DE PABLO HASEL, ¡ORGANICEMOS LA SOLIDARIDAD! Como ya sabréis, la fiscalía está presionando al Tribunal Supremo...

Irán e Iraq expandirán su cooperación en el terreno de la defensa

El ministro de Defensa de Irán, general de brigada Amir Hatami, y el ministro de Defensa iraquí, Yuma Anad...
Otro engaño más del gobierno PSOE-UP. El Ministerio de Economía ha anunciado que permitirá a las empresas que cotizan en el IBEX 35 que reciban parte de los 10.000 millones repartidos por el ICO entre la banca para aminorar el impacto de coronavirus en su negocio podrán repartir dividendos.

El Consejo de Ministros ha aprobado desde el 24 de marzo las condiciones para acceder al primer tramo de avales otorgado por Economía, que asciende en su primera parte a 20.000 millones de euros (de un total de 100.000 millones).

El tramo de los 20.000 millones se divide en uno de 10.000 millones para renovaciones y nuevos préstamos concedidos a autónomos y pymes, y en otro por la misma cantidad pero para grandes empresas.

De acuerdo a la información proporcionada en la web del ICO, se desprende que no se han impuesto restricciones a las grandes empresas que reciban este tipo de préstamos, algo que en otras circunstancias sería lo normal y que en el argot financiero se llaman covenants (condiciones que el prestamista impone al deudor: imposibilidad de repartir dividendos hasta el pago de un porcentaje del préstamo, reservas de ganancias, etc).
En el caso de la línea de avales ICO a estas grandes empresas, las imposiciones son 0, y prácticamente se delega en las entidades financieras la absoluta y completa gestión de los mismos. Este mecanismo fue el que en los años dorados de las Cajas de Ahorro resultó un completo desastre, ya que las entidades -que tenían obligación de evaluar la solvencia de sus futuros deudores- terminaron dando crédito a los amigos.
Si bien las circunstancias no son las mismas, esta metodología de «rescate» permite a los bancos otorgar crédito sin que sea necesario evaluar solvencia, porque en caso de impago «paga la casa» (es decir, el Estado).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: