La OTAN elabora planes de ataque militar a Rusia desde Europa oriental y el Báltico

290

Un equipo de trabajo compuesto por el general retirado de Estados Unidos Curtis M. Scaparrotti y la embajadora Colleen B. Bell ha elaborado un informe para preparar un ataque contra Rusia. El análisis sobre la movilidad de la OTAN en Europa para una posible guerra con Rusia alude a una guerra convencional y a una nueva línea de frente de la OTAN en Europa.

El informe del Consejo Atlántico se titula “Moving out: A comprehensive assessment of European military mobility” (*) y explica la mejor manera de concentrar rápidamente las tropas estadounidenses y las de sus aliados en las fronteras de Rusia, particularmente en los Estados Bálticos.

El general retirado Curtis M. Scaparrotti, ex comandante del Mando Europeo de los Estados Unidos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la OTAN en Europa (2016-2019) y la antigua embajadora de Estados Unidos en Hungría, Coleen B. Bell, han dirigido al equipo de trabajo que ha redactado el informe.

El equipo se creó en abril del año pasado y forma parte del Consejo Atlántico. Su papel es evaluar la idoneidad de los esfuerzos de movilidad militar en Europa para apoyar el rápido aumento de las fuerzas aliadas en todo el continente.

El informe prevé una nueva línea de frente de la OTAN que se está llevando a cabo actualmente en Polonia y los Estados Bálticos, extendiéndose más al sur y a zonas vitales del Mediterráneo y el Mar Negro. El frente se extiende hasta el Mediterráneo oriental debido a la presencia de Rusia en Siria y posiblemente en Egipto.

El informe dibuja un mapa con nueve corredores de transporte ferroviario de mercancías de la Red Transeuropea de Transporte. Tiene como objetivo mejorar la infraestructura ferroviaria en los países fronterizos con Rusia para la movilidad de equipos militares y tropas en Europa, así como para servir a los planes de defensa de la OTAN, conocidos como los Cuatro Treinta, que gestionan 30 batallones terrestres de Estados Unidos, 30 escuadrones aéreos y 30 buques de guerra de los aliados de Estados Unidos en la OTAN.

También promueve el sabotaje informático para favorecer el desplazamiento de tropas a través de Europa en tiempos de guerra. La Fuerza Aérea de Estados Unidos sufre actualmente la reducción y el envejecimiento de su flota de aeronaves y buques cisterna. Se pide a la UE que cree una flota aérea de reserva civil europea. La flota mercante de los países europeos debería utilizarse para el transporte de tropas. Las instalaciones de aeropuertos en los estados más cercanos a Rusia, como Polonia, Letonia, Lituania y Estonia, deben ponerse en funcionamiento.

El informe, publicado el 22 de abril, pide una mayor coordinación entre la OTAN y la UE, ya que se han planteado problemas de movilidad en términos legales, de infraestructura y de organización. Para los autores del informe, la actual movilidad militar carece de un sentido de urgencia y de la coherencia necesaria para proporcionar un recurso fiable.

Por ejemplo, el prolongado debate en Bruselas sobre el próximo presupuesto septenal de la Unión Europea para 2021-2017 podría anular la financiación de la movilidad militar. La falta de coordinación política y militar entre la OTAN y la UE dificulta la toma de decisiones políticas. El impulso político sobre la movilidad militar amenaza con estancarse mientras los países, la UE y la OTAN se centran en otras cuestiones.

El informe “Moving out” señala que la UE debería asignar un presupuesto de 20.000 millones de euros para el período 2021-2027 para financiar la movilidad militar. Entretanto, como se afirma en el informe, existe una brecha creciente entre las declaraciones políticas de la UE y sus obligaciones y oportunidades en materia de recursos. El año pasado la Comisión Europea propuso una financiación de la movilidad militar de 6.500 millones de euros para seis años. En diciembre, bajo la Presidencia de la UE de Finlandia, se propuso un compromiso para reducir el presupuesto de movilidad de 6.500 millones de euros a 2.500 millones de euros.

La OTAN sigue considerando los requisitos necesarios para trasladar decenas de miles de soldados a través de Europa, ya que la zona del euro se enfrenta a un desempleo masivo no visto desde la Segunda Guerra Mundial. Sus planes incluyen ahora un aumento del número de ejercicios anuales más largos y complejos. Un elemento clave en la planificación de los ejercicios será la capacidad de la infraestructura de Europa para recibir y transportar a los participantes en los ejercicios.

En 2018 la OTAN llevó a cabo 103 ejercicios militares y al año siguiente uno menos. Los ejercicios “Steadfast Defender 2021” están previstos para el año que viene y será la primera oportunidad para el Mando Conjunto de Retaguardia (JSEC) de demostrar sus posibilidades.

(*) https://atlanticcouncil.org/in-depth-research-reports/report/moving-out-a-comprehensive-assessment-of-european-military-mobility/

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.