miércoles, julio 8, 2020

La cuestión del Poder es cuestión de Clase

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

Drones británicos realizan asesinatos selectivos en Siria e Irak

Según reveló el sábado el diario local The Guardian, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha confirmado una...

Se quejan en otros medios que al pobre gobierno no le dejan llevar a cabo sus planes en favor de los trabajadores. Llenan sus artículos de referencias al PP, a Vox, a las faltas ideológicas de los del PSOE o Podemos… Cada párrafo parece una galería de siglas de partidos políticos. Todo, menos hablar de la raíz del problema; así parecen de izquierdas y a la vez no molestan demasiado a los que les dan de comer.

El titular de uno de estos escritos llama la atención: Tener el Gobierno pero no el poder. Pero tras leer el primer párrafo queda claro que del Poder no se va a hablar.

El Poder en un Estado siempre se encuentra en manos de una determinada clase, aquella que domina en la sociedad. Todo Estado es dictadura, la dictadura de una clase sobre las demás. El Estado aparece, tras 90 mil años de Comunismo primitivo, con la esclavitud (como maquina de opresión de la clase esclava), con el desarrollo de las fuerzas productivas se transforma en estado feudal para tener la misma función, y desaparecerá tan solo cuando desaparezca la división de la sociedad en clases. En el Capitalismo, el Estado es la gran empresa de la clase dominante, y sigue manteniendo la misma función: oprimir a las demás clases para perpetuar el poder de la burguesía.

El gobierno no hace otra cosa que administrar las cuentas de la burguesía como si de un consejo de administración de empresa se tratara. Y sí, independientemente de como se autodenominan los integrantes del Consejo de Administración de nuestra burguesía – PP, PSOE, Podemos o incluso Comunistas – sus funciones siempre se limitarán a la gestión de cuentas de la clase que posee el Estado.

Y puesto que el problema no es cómo se llama tal o cual miembro del consejo, o ministro, ni siquiera cual es el nombre o el signo político del presidente, su trabajo empieza cuando son contratados por la clase dominante y termina cuando dejan de ser útiles o su contrato expira. El poder popular es precisamente el estado burgués, cuando pareciera que todo el mundo tiene posibilidad de participar en la elección de su gobierno, cuando en realidad el resultado de la votación siempre está predestinado: gana partidos burgueses. Incluso cuando se cuela un gobierno como el de Allende, que de comunista no tenía nada (para eso estaba Corvalán, sea dicho con cuidado), si se pasa un poco, lo liquidan mediante procedimiento que sea. Y si no se consigue de manera “legal”, se le mata.

Quitar el poder a la clase burguesa, sustituir la dictadura de la burguesía por la dictadura del proletariado, sí resuelve el problema, pero precisa de mucho trabajo y valentía.

El camino es bien conocido desde los primeros años del siglo XX, y hasta la fecha no se ha descubierto ningún otro.

  • Lucha obrera
  • Organización en comités de empresa
  • Organización de los comités de empresa en asambleas por distrito, ciudad (en Rusia se llamaron Soviets)
  • las asambleas acaban controlando la vida de la ciudad hasta el punto que el Alcalde pide permiso a la Asamblea para organizar tal o cual evento (sin eso ningún local se arriesgaría a abrirle las puertas o prestarle servicios)
  • El poder económico y político ya está en manos de la clase obrera, y cuando es así, solo queda asumir el gobierno, deponiendo al gobierno formal.

Y a ese gobierno le va a pasar exactamente lo mismo que al actual, se limitarán a administrar las cuentas de la clase dominante, solo que ahora será la clase obrera al que domine. Y su contrato expirará o no según el interés de los dueños del país.

Hablar del Poder sin hablar de la burguesía solo sirve para hacer perder tiempo al lector. Enrollarlo aun más hablando de oscuros poderes judiciales, la Guardia Civil o el Ejército, sin precisar que no son más que instituciones del Estado que pertenece a la clase burguesa, no tiene ningún sentido. El que un departamento en la empresa esté en desacuerdo con el dueño, no significa que todos los demás vayan a hacer lo mismo.

El Poder es un tema de clase, no de signos políticos.

Referencia: Tener el Gobierno pero no el poder

2 COMENTARIOS

  1. Una iniciativa del PCE exigiendo la reindustrialización parece acertada, al menos en lo que al objetivo se refiere. Desde luego, sin aumentar la proporción de la clase obrera entre la población, la tarea de ayudar a organizar la lucha es mucho más complicada.

    Menos importante, que no inútil, parece el tema de la nacionalización, pues es igual lo que ponga en el papel. Las empresas públicas siguen perteneciendo a los propietarios del Estado, a la burguesía. Aunque sí, y pese a no ser inmediato, reconozcamos que es más fácil nacionalizar un monopolio que decenas de miles de pequeñas empresas.

    https://www.bierzotv.com/las-10-medidas-del-pce-para-empezar-a-reconstruir-el-bierzo/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Bolsonaro da positivo a la prueba de COVID-19

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este martes 7 de julio que dio positivo a la prueba de COVID-19 tras presentar síntomas asociados...

Le puede interesar: