jueves, julio 2, 2020

El capital monopolista falsifica las publicaciones científicas porque su objetivo es obtener el máximo beneficio

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

Drones británicos realizan asesinatos selectivos en Siria e Irak

Según reveló el sábado el diario local The Guardian, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha confirmado una...

Contagio: el ‘paciente cero’ surgió de Estados Unidos.

Estados Unidos está enfrascado en una guerra abierta con China, que no es sólo comercial. La desestabilización de Hong...

La revista médica The Lancet falsificó su artículo sobre la hidroxicloroquina por dos motivos. El primero es que los enfermos le importan un bledo, lo mismo que la ciencia, ya que es una empresa capitalista cuyo único objetivo es obtener los máximos beneficios posibles.

El segundo es que comparte accionistas con la empresa farmacéutica Gilead (1), a quien la FDA ha autorizado la comercialización del remdesivir, un fármaco contra el coronavirus al que que la hidroxicloroquina le hace la competencia.

En otras palabras, las multinacionales farmacéuticas no sólo controlan la investigación científica en materia de biomedicina, sino también las publicaciones científicas, con consecuencias dramáticas que hasta los más ciegos pueden ver.

En otra entrada ya hemos explicado las condiciones fraudulentas en que la FDA aprobó el remdesivir, de donde se deduce que las multinacional farmacéuticas también controlan a los organismos públicos de los que depende la autorización para comercializar medicamentos, es decir, de los que depende nuestra salud.

Por lo tanto, nuestra salud está en manos de las multinacionales farmacéuticas, lo mismo que todo lo que concierne a la medicina moderna, esa a la que califican de “científica” y que, como acaba de decir el borrego de Ismael Serrano, tanto se diferencia de las supersticiones (2).

Los mercachifles Mehra y Sapai, coautores del artículo fraudulento de The Lancet, rechazan la hidroxicloroquina, mientras que aseguran que califican al remdesivir como “un rayo de esperanza”.

Esperamos que a todos los que confían ciegamente en las multinacionales como Gilead les parta por la mitad ese “rayo de esperanza” antes de que tengan tiempo para jugar con la salud del mundo entero.

También esperamos que quienes defienden la sanidad “pública” saquen de ella a empresas “privadas”, como las farmacéuticas, que son quienes imponen la política sanitaria en el mundo entero. Es la mejor manera de acabar con las pandemias.

(1) http://www.francesoir.fr/societe-economie/lancetgate-quel-role-joue-le-laboratoire-gilead-qui-developpe-le-remdevisir
(2) https://twitter.com/SerranoIsmael/status/1268883988300603393

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Trabajadores de Ecuador rechazan la Ley Humanitaria

El Frente Unitario de Trabajadores de Ecuador anunció una nueva jornada de movilización nacional contra las medidas económicas del gobierno de Lenín Moreno, en...

Le puede interesar: