Golpes, torturas y abusos: mujeres protestan por una agresión sexual de agentes contra una joven en México y sufren (de nuevo) la represión policial

La manifestación se realizó en Guanajuato, en donde durante horas se desconoció el paradero de decenas de activistas que habían sido detenidas.

Noticias populares

Un tribunal portugués levanta el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables

El Tribunal portugués de Apelación ha ordenado levantar el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables. Es ilegal...

¿Golpe de mano contra Erdogan?

Erdogan tendría como objetivo inequívoco la implementación del Estado Islamista-Erdoganista en el 2016, lo que supondría el finiquito del...

Golpes, jalones de cabello, empujones, detenciones, torturas y denuncias a violaciones a los derechos humanos. Este fue el saldo de una manifestación feminista realizada en la ciudad de León, en Guanajuato, un estado mexicano con crecientes acusaciones de violencia institucional.

Las activistas salieron el sábado por la noche a las calles para protestar por el caso de Evelyn, una joven que denunció agresiones sexuales por policías del estado.

Pero mientras gritaban lemas feministas y exigían Justicia, las mujeres comenzaron a ser reprimidas por policías que intentaron disolver a toda costa la manifestación.

En las redes sociales comenzaron a circular fotos y videos de agentes que golpeaban a mujeres que ya estaban derribadas en el piso; a otras les tiraban de los cabellos, les pegaban en la espalda y en la cabeza o las agarraban de los brazos para tratar de detenerlas. Entre las víctimas hubo por lo menos cuatro reporteras que habían ido a cubrir la protesta.

Después de esposarlas con violencia, los policías se llevaron detenidas a 22 mujeres y a un hombre. Durante horas se desconoció el paradero de 16 de ellas, ya que las autoridades se negaban a informar a dónde las habían llevado.

Diferentes colectivos comenzaron a circular las listas de las mujeres que faltaban en medio de un clima de alerta, ya que las desapariciones en México son una tragedia cotidiana perpetrada no solo por organizaciones criminales, sino por actores estatales. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha reconocido que en el país hay más de 70.000 personas desaparecidas, y la lista crece a diario.

En las últimas horas del sábado, las autoridades entraron en contradicción, ya que la Secretaría de Seguridad Pública informó que eran 26 las detenidas, aunque luego dijo que eran 23, pero luego un funcionario policial le dijo al portal Periodismo y Opinión Pública que no tenían información de las detenciones.

La organización feminista Mujeres de la Sal realizó un pormenorizado seguimiento y reportó que en las primeras horas del domingo las detenidas lograron ser liberadas, pero varias de ellas denunciaron que habían padecido agresiones físicas y sexuales por parte de los agentes, por lo que tuvieron que ser llevadas a un hospital.

En plena madrugada, representantes de Amnistía Internacional y la Red por los Derechos de la Infancia en México acudieron a los lugares en donde estaban las detenidas y al salir la primera, una menor, de 17 años, describió con detalle los golpes que había sufrido y cómo un policía la manoseó y otros le rompieron la ropa.

Lo mismo le ocurrió a otras de las detenidas que mostraban las pruebas de la violencia en su cuerpo, ya fuera en los brazos, las piernas, el cuello o el rostro. Describieron, también, los gritos e insultos que les lanzaron los agentes, muchos de ellos de índole sexual.

La denuncia de Evelyn

Hace dos semanas, una joven que usó el pseudónimo de Evelyn para proteger su identidad denunció en redes sociales que había salido con unos amigos y que, cuando ellos decidieron buscar algo para cenar, ella prefirió esperarlos en el auto porque estaba mareada. El vehículo estaba estacionado al lado de una caseta policial.

“Pensé que iba a estar segura al lado de la caseta de policías, error. Ellos vieron a alguien de quien aprovecharse, pidiendo que me quitara prendas de ropa para ver que no tuviera drogas conmigo y que era ‘parte del protocolo’; uno de los oficiales se atrevió a tocarme, comenzó a tocar partes íntimas de mi cuerpo y hacerme preguntas incómodas”, contó en el texto en el que anunció que iniciaría una denuncia formal.

“No supe reaccionar a eso, estaba rodeada de policías y ninguno me ayudó, yo solo quería que eso terminara, tenía miedo, de que se atreviera a hacerme algo peor, me sentía incómoda, con miedo, intimidada, me invitó a irme con él, me preguntó que si quería tener sexo oral o anal con él, a todo esto respondí que no, él se fue y llegaron más policías”, agregó.

La joven afirmó que su caso demostró, una vez más, que la Policía no cuida a las mujeres, porque a un hombre jamás lo hubieran agredido como hicieron con ella. “Nos ven como objetos fáciles de los cuales se pueden aprovechar”, dijo.

Desde entonces, “Justicia para Evelyn” se convirtió en el lema de las feministas guanajuatenses que salieron a marchar el sábado y que terminaron padeciendo nuevas agresiones policiales.

Reacción oficial

Ante la magnitud del escándalo que provocó la represión, la Secretaría de Seguridad Pública de Guanajuato aseguró en un primer comunicado que investigará para llegar “hasta las últimas consecuencias”, en referencia a la denuncia de Evelyn, “en donde se aplicarán las sanciones de manera ejemplar en caso de que algún elemento resulte responsable”.

“La Secretaría Técnica de Honor y Justicia abrió un expediente de queja con el número de investigación 293/20-POL, en la que ya se ratificó la denuncia realizada por la afectada en redes sociales y la Secretaría de Seguridad Pública ya otorgó informes y material útil para agilizar las investigaciones y que los hechos se esclarezca”, afirmó.

También aseguró que los agentes denunciados fueron reasignados en tareas en los que, por el momento, ya no están en contacto con la ciudadanía.

Con respecto a la protesta, desacreditó a las manifestantes y aseguró que fueron ellas quienes atacaron a golpes a las mujeres policías.

En un segundo comunicado, garantizó que atenderá las peticiones de información y comunicaciones de los organismos de Derechos Humanos y otras instancias investigadoras.

Sin embargo, insistió en que las personas detenidas alteraron el orden público, opusieron resistencia a la autoridad e hicieron uso de la fuerza y de violencia física y verbal contra los policías.

“Durante la noche se llevaron a cabo audiencias individuales a las y el detenido en el Juzgado Cívico Norte, en donde el juez escuchó los testimonios tanto de las ciudadanas como de las policías. En todos los casos, la sanción fue una amonestación por las faltas cometidas. Conforme acabó cada audiencia, las 22 mujeres y el hombre pudieron retirarse”, aseguró, a pesar de que los testimonios de las detenidas contradicen la versión oficial.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue consultado por la represión, que tuvo repercusiones a nivel nacional, pero se limitó a defender el derecho a la protesta y a convocar a que los manifestantes actúen de manera pacífica.

“Hay que respetar el derecho a disentir y el derecho a la manifestación, ser tolerantes pero más que nada respetuosos (…) somos libres de protestar, de manifestarnos, y no debe haber represión, también que los manifestantes no usen violencia, nada más, que no haya violencia, cuando se torna oposición lo mejor es, esta es una recomendación que les hago, sin cobrar servicios de asesoría, lo mejor es la no violencia, la resistencia civil pacífica como Gandhi, Luther King o Mandela, como los grandes luchadores sociales que ha habido que han enfrentado a gobiernos autoritarios, represivos”, afirmó.

Cecilia González

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: