miércoles, octubre 21, 2020
Enlace externo

El devastador paso de los Estados Unidos en Afganistán e Irak

Noticias populares

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

EEUU involucra a Panamá en su conflicto contra China

El pasado 17 de agosto los gobiernos de Panamá y Estados Unidos firmaron un memorándum de entendimiento para promover...

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

Ante el fracaso de la política intervencionista de los Estados Unidos en Medio Oriente, finalmente el Pentágono ha decidido retirar la mayoría de sus tropas de Irak y Afganistán, pero dejan tras su paso la huella de años de hostilidades, cientos de miles de víctimas, desplazados y ciudades destruidas.

Afganistán, la guerra más larga

Afganistán es un país que ha vivido en un constante conflicto desde hace más de 40 años: guerra civil, insurgencia talibán, invasión estadounidense, el surgimiento de Isis. Un territorio inexpugnable entre las montañas de Pamir y el Hindu Kush, que desde los tiempos de Alejandro Magno fue considerado como la “tumba de los imperios”.

En Afganistán subsisten dos generaciones que no han conocido los tiempos de paz, que han vivido siempre en un país devastado por la guerra. Después del 11 de septiembre del 2001 Estados Unidos entró en escena; los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono por terroristas de Al-Qaeda atrajeron la atención de la administración George W. Bush directamente al régimen talibán, acusado de encubrir las acciones de los hombres de Osama Bin Laden y de darles hospitalidad. Los talibanes condenaron públicamente el ataque y pidieron a Washington pruebas de la culpabilidad de Bin Laden para proceder a su entrega. Sin embargo, Bush y su administración se negaron a negociar con lo que consideraron una organización terrorista y, tras enviar un ultimátum a los talibanes, iniciaron operaciones militares el 7 de octubre de 2001, con una ofensiva aérea a gran escala que allanó el camino para el derrocamiento del régimen islamista. En pocas semanas, Afganistán fue ocupado y el gobierno provisional de Hamid Karzai asumió el cargo, permaneciendo en el poder hasta 2014.

El conflicto en Afganistán ha sido la guerra más larga que ha luchado Estados Unidos, con el constante aumento de su presencia militar.Hasta 2006 el contingente militar norteamericano asignado en el país centroasiático era inferior a 20 mil hombres; en los últimos años de la administración Bush y en la primera administración Obama la exacerbación de la violencia llevó a los Estados Unidos a tener que responder aumentando su presencia en Afganistán a 100 mil hombres.

Finalmente, Washington decidió en la primavera de este 2020 el retiro de sus tropas: hasta ahora quedan ocho mil 500 soldados y oficiales en el Afganistán, a mediados de octubre el contingente se reducirá a cuatro mil 500.

Este es el resultado de un tratado de paz entre el gobierno de Estados Unidos y los radicales talibanes. Según el documento, los norteamericanos están obligados a retirar las tropas de cinco bases militares en poco más de un año. De acuerdo a datos de la página web costofwar.org han fallecido 20 mil civiles afganos desde el inicio de la invasión norteamericana, además de cerca de más de medio millón de civiles desplazados a causa del conflicto. Para la nación norteamericana sus pérdidas han sido colosales, en los últimos cinco años más de 10 mil soldados han sido asesinados. En cuanto a los militares afganos se cuentan 13 mil 729 que han perdido la vida y 16 mil 511 heridos entre finales de 2001 y principios de 2014.

Los expertos han calculado que desde el inicio del conflicto hasta hoy, Washington ha tenido un gasto cercano a los casi cinco trillones y medio de dólares en el conflicto. A pesar del retiro de las tropas es muy probable que los norteamericanos nunca dejen completamente Afganistán y que las empresas militares privadas permanezcan allí.

Mapa Medio Oriente.

La guerra en Irak y las armas químicas

La situación no es mucho mejor en Irak, donde los norteamericanos invadieron en el 2003 con el pretexto de la destrucción de armas químicas. Ese año el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, anunciaba que la intención de la operación militar era “desarmar Irak, liberar a sus habitantes y defender al mundo de un grave peligro”.

Washington acusó al entonces presidente Saddam Hussein de apoyar a los terroristas de Al-Qaeda; la coalición occidental eliminó al Ejército iraquí en solo un mes. No se encontraron armas químicas, pero se anunció una cacería de Hussein, el cual se escondió durante unos seis meses y finalmente fue capturado: el líder iraquí fue juzgado y colgado. Con esto parecía que se habían alcanzado los objetivos, sin embargo la pesadilla solo estaba comenzando. El país se vio sumido en una brutal guerra civil religiosa; debido a las diferencias entre chiítas y sunitas, comenzó el derramamiento de sangre en el cual decenas de miles de civiles han muerto .

A finales de 2011 Barak Obama decidió iniciar un retiro de las tropas norteamericanas de Irak, el cual se interrumpió en 2014 con un nuevo despliegue de soldados estadounidenses, con el objetivo de coordinar una intervención dirigida contra el ISIS. Finalmente, ahora pareciera que la presencia militar norteamericana abandonará el territorio y una guerra que le ha costado a los contribuyentes americanos 1.7 billones de dólares, con otros 490 mil millones para ayudar a los veteranos de guerra, lo cual lo afirma el Proyecto Costos de Guerra, un estudio publicado recientemente por el Instituto Watson de Estudios Internacionales de la Universidad de Brown. La investigación, en la que han trabajado unos 30 expertos, también hace una estimación de los costos humanos de una guerra que cobró la vida de al menos 134 mil civiles iraquíes. Por último, el informe hace un estudio combinado de los costos de los conflictos en el Irak, el Afganistán y el Pakistán, que ascienden a un total de casi cuatro millones de millones de dólares.

El pueblo de Irak hoy en día solo se preocupa por sobrevivir, comer y tener un techo en medio de la situación económica muy difícil que continúan viviendo desde hace más de 15 años. Ahora hay unos cinco mil militares estadounidenses en Irak; de los cuales el presidente norteamericano Donald Trump prometió reducir el contingente a tres mil. Una decisión que se produce después del asesinato del líder militar iraní Qassem Soleimani en Bagdad, y que ha incrementado el rechazo a la presencia norteamericana en Irak.

Pero al igual que en Afganistán es poco probable que Washington se retire completamente de Irak; con la proximidad de un escenario electoral totalmente desfavorable para Trump, solo estaría cambiando su táctica a una presencia menos militar en el Medio Oriente.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: