La sección sindical de CNT rechaza el ERE de Alumalsa

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Abstención de los países de la Unión Europea y de la ‎OTAN en el voto de una resolución de la ONU ‎contra el nazismo

Manlio Dinucci.— La Tercera Comisión de las Naciones Unidas –encargada de los asuntos sociales, humanitarios y culturales– adoptó, el...

El pasado 19 de octubre de 2020, la sección sindical de la CNT en Alumalsa (así como la Federación Local de Zaragoza de la CNT) formalizaron una convocatoria de huelga indefinida en dicha empresa a raíz del ERE que se estaba negociando y a través del cual Alumalsa pretendía despedir a 230 trabajadores/as, un 40% de la plantilla.

La huelga, que se convocó con el objetivo de evitar el despido colectivo, se ha mantenido desde el domingo 25 de octubre a las 22:00 horas hasta su desconvocatoria, con efectos desde las 6:00 horas del 31 de octubre de 2020 y durante toda esta semana ha tenido un seguimiento total por parte del personal de producción en la empresa, a pesar de una presencia policial absolutamente desproporcionada que en ocasiones ha dado la impresión de pretender criminalizar a la plantilla.

Los motivos que llevaron a la sección sindical de la CNT a convocar huelga y a rechazar el despido colectivo fueron, como ya se señaló en anteriores comunicados, que la empresa no acreditó tener un problema más allá de lo meramente coyuntural (derivado de las cancelaciones de pedidos de un cliente), por lo que carecía de sentido adoptar medidas permanentes como un ERE, debiendo por lo tanto negociarse otras que permitieran garantizar todos los puestos de trabajo. A ello se añade que los criterios de selección de las personas afectadas por el ERE implica despedir a 22 de las 25 mujeres que forman parte del personal obrero de la fábrica, lo que supone la totalidad de las mujeres que pueden despedir (al tener prioridad de permanencia las tres que forman parte del comité de empresa) lo que según la legislación laboral constituye un caso de discriminación por razón de sexo. Otro motivo, también manifestado días atrás y reiterado a lo largo del proceso, consistía en que las causas económicas, técnicas, organizativas o productivas derivadas de la pandemia del COVID-19 no se pueden entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo o de despido en ningún caso tal y como recoge el Real Decreto-ley 9/2020.

Hay que señalar que, previamente a esta convocatoria de huelga, la sección sindical de CNT ya había trasladado todos estos planteamientos a la dirección de Alumalsa en la comisión negociadora del ERE en la que se encontraban la totalidad de representaciones sindicales de la empresa (SITA, UGT, CCOO y OSTA, además de CNT), pese a lo cual no fue posible mantener la unidad sindical en cuanto a los criterios de negociación, al decantarse el resto de representaciones por aceptar negociar los términos del despido colectivo en lugar de cuestionar sus causas. Dicha unidad, no obstante, sí se ha mantenido en las convocatorias de las varias movilizaciones que la plantilla ha realizado, y que han sido un éxito de participación tanto por la implicación de la propia plantilla como por la solidaridad mostrada por la ciudadanía.

En el día de ayer el resto de representaciones sindicales integrantes de la comisión negociadora alcanzaron un preacuerdo con la empresa que suponía despedir a 180 trabajadores y trabajadoras, la mayor parte con 33 días por año trabajado de indemnización, viéndose afectados principalmente mujeres y jóvenes, que obtuvo el voto favorable de la mayoría de la plantilla. Consecuencia de ello, el comité de huelga de CNT formalizó la desconvocatoria de la huelga, manteniendo el rechazo a la medida de reestructuración planteada.

CNT califica como muy negativo el acuerdo alcanzado por el resto de las representaciones sindicales con la dirección de Alumalsa ya que supone destruir 180 puestos de trabajo en el sector industrial aragonés sin que, a nuestro juicio, la empresa haya acreditado en absoluto la necesidad de tales medidas que mandan al paro a 180 familias zaragozanas en mitad de una crisis sanitaria mundial, y especialmente si tenemos en cuenta que existían alternativas para haber evitado el ERE, tales como la aplicación de un ERTE a toda la plantilla, o la implementación de planes de suspensión que hubieran permitido el retiro anticipado del personal de mayor edad de la fábrica sin necesidad de acudir a fórmulas de despido colectivo.

CNT no comparte en absoluto la actitud que han tenido en este conflicto los sindicatos CCOO, UGT, SITA y OSTA, que han planteado los despidos como algo inevitable desde el principio de las negociaciones cuando en ningún momento la empresa ha acreditado ni justificado la pertinencia de tales medidas y que han encerrado a la plantilla en un falso dilema entre “lo malo y lo peor” que no se corresponde con la situación real, ni con las reivindicaciones de pleno empleo y ningún despido con las que la plantilla salió a la calle desde el primer momento.

Por ello, seguiremos plantando cara a la destrucción de empleo industrial en Aragón y defendiendo la mejora de las condiciones laborales.

Fuente: CNT Zaragoza

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: