Comunistas portugueses: ¡NO a la Europa del Capital es NO!

El PCP constata que no existe espacio para una «refundación» o «democratización» de la UE que cuestione su naturaleza de clase ni su rumbo. La UE es irreformable.

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Abstención de los países de la Unión Europea y de la ‎OTAN en el voto de una resolución de la ONU ‎contra el nazismo

Manlio Dinucci.— La Tercera Comisión de las Naciones Unidas –encargada de los asuntos sociales, humanitarios y culturales– adoptó, el...

El Partido Comunista Portugués celebrará este mes de noviembre (del 27 al 29) su XXI Congreso, del Centenario. Los días 19 y 20 de septiembre pasado se reunió el Pleno de su Comité Central y aprobó el Proyecto de Resolución Política1.

En esta ocasión, Hojas de Debate quiere fijar la atención en la tesis referida a la UE. La denuncia clara de la UE, como «estructura configurada por los intereses del gran capital en la fase imperialista», es coherente con los análisis y la posición constantemente defendida por el PCP desde hace décadas2. Como sucedía y sucede con otros temas relevantes, las diferencias con las posiciones de la dirección del PCE que encabezaba Santiago Carrillo son abismales. Frente al tajante «No al Mercado Común» del PCP, el grupo de Carrillo impuso en el PCE una visión plegada a la ideología dominante: en el contexto de su política llamada de «Pacto por la Libertad», de convergencia con el sector de la gran burguesía bendecido como más «abierto» a algunos cambios en los últimos años de la dictadura franquista, el VIII Congreso (1972) sancionó la posición favorable del PCE a la integración de España en el Mercado Común europeo (MCE). Por supuesto, ante las críticas que esa posición suscitó por parte de algunos camaradas delegados, aquella dirección no podía menos que justificarse: «nosotros no desconocemos, ni embellecemos el carácter del Mercado Común. Se trata de una asociación regional de Estados monopolistas, el cogollo del imperialismo europeo»3. Dicho lo cual, la posición adoptada se justificaba como un imperativo realista y, a la vez, «un nuevo enfoque de esta cuestión que tiene, no sólo una gran importancia táctica, sino también implicaciones estratégicas». Una música que sigue sonando ahora con otros intérpretes…

El MCE era saludado por la línea carrillista como un espacio de «libertades» y una estructura opuesta a la dictadura franquista, como si entre uno y otra hubiera realmente una contradicción fundamental o superior a los intereses de clase de los que ambos eran expresiones y a la solidaridad entre ellos en lo esencial. De ahí a los propósitos beatos tantas veces repetidos de transformación de esta integración europea «desde dentro» y a los brindis por su evolución indolora hacia una «Europa social». Hasta hoy. El pronunciamiento del XX Congreso del PCE por la salida de la OTAN, de la UE y del euro ha sido relegado al olvido por la actual dirección: a la espera, se dice a veces, de una «acumulación de fuerzas» por parte de los pueblos de Europa que no se sabe cómo ni cuándo se producirá, y sin que asome el menor indicio de que se milita por ella. Mientras, se celebran las «ayudas» europeas sin explicar sus condiciones ni sus costes4.

La posición reafirmada por el PCP en su Proyecto de Resolución Política para el próximo Congreso parte de la constatación del antagonismo existente entre la CEE/UE y las conquistas del Portugal de Abril: «La entrada de Portugal en la CEE/UE, conducida por el PS, el PSD y el CDS [Partidos Socialista, Social Demócrata y Centro Democrático y Social] en confrontación permanente con las conquistas de la Revolución de Abril y la Constitución de la República Portuguesa, es parte integrante del proceso de restauración monopolista y de sus estructuras de dominio en la sociedad portuguesa»: así empieza el capítulo sobre la UE del Proyecto de Resolución Política del PCP. Debe recordarse que la constitución portuguesa, aunque se aprobó en abril de 1976, en plena inflexión del proceso político portugués, fue fruto de una correlación de fuerzas muy marcada por la influencia de las opciones cívico-militares transformadoras y muy particularmente del PCP. ¡El objetivo de abrir el camino hacia una sociedad socialista fue explícitamente recogido en la Constitución! Y la UE, como sus predecesores (el MCE y la CEE), no es algo colateral o secundario, sino un instrumento de los enemigos de ese objetivo.

Merece la pena reproducir algunos extractos del texto de los camaradas portugueses:

«La UE es una estructura configurada por los intereses y necesidades del gran capital en la fase imperialista del desarrollo del capitalismo, dirigida y concebida como instrumento y espacio de dominio de los monopolios y transnacionales, orientada hacia la concentración de poder en las principales potencias capitalistas de Europa ̶ particularmente Alemania ̶ y en instituciones supranacionales dominadas por ellas…

«La Unión Económica y Monetaria y el Euro están al servicio de la intensificación de la explotación y la dominación económica, refuerzan la dinámica de desigualdad inherente a la integración capitalista, acentúan la transferencia de rentas del trabajo al capital y presionan para imponer una nivelación por abajo de las condiciones de trabajo y de vida en Europa…

«Se confirma que cada nuevo episodio de crisis en la UE es utilizado como pretexto para profundizar la integración capitalista y sus pilares (neoliberal, militarista y federalista), especialmente para nuevas transferencias de poderes de los Estados a las instituciones de la UE, dominadas por las grandes potencias…

 «La profundización del proceso de integración capitalista se acompaña de grandes maniobras de propaganda y blanqueamiento de la UE, ya sea maquillándola esgrimiendo un falso combate contra la extrema derecha asociado a la promoción del anticomunismo, o insistiendo en los conceptos falaciosos de «ciudadanía europea» y «valores europeos»…

«La UE afianza su carácter de bloque político-militar imperialista. No obstante distanciamientos y rivalidades coyunturales con los EEUU, prosigue la militarización de la UE en articulación con la OTAN, afirmándose como su pilar europeo (…) Presente en casi todos los escenarios de desestabilización e intervención militar, la UE incrementa la financiación directa e indirecta de la industria y la investigación militares y persiste en su proyecto de formación del «ejército europeo»…

«El PCP defiende la construcción de una Europa de cooperación entre Estados soberanos e iguales en derechos, de progreso social y de paz. Un verdadero proyecto de cooperación para Europa exige rupturas democráticas y progresistas de ámbito nacional y con impactos a nivel europeo (…) Tal objetivo exige la derrota del proceso de integración capitalista mediante el desarrollo de la lucha de los trabajadores y de los pueblos y una concienciación política creciente sobre la naturaleza neoliberal, federalista y militarista de la UE…

«La ruptura con las imposiciones y condicionamientos de la UE y la lucha en defensa de la soberanía e independencia nacionales son elementos centrales de la construcción en Portugal de una alternativa política, patriótica y de izquierda».

«Ruptura»«romper»«liberar al país» son expresiones recurrentes en cualquier pronunciamiento de la dirección del PCP sobre la UE: no dejan lugar a dudas ni se mueven en ambigüedades. Déficit, deuda, dependencia y sometimiento nacional «no cayeron del cielo». Promover la producción nacional, poner en pie una banca nacional pública, «al servicio del pueblo y del país, y no como mera delegación de la banca extranjera, al servicio de los monopolios»5; establecer un verdadero control público de la banca y recuperar para lo público otros sectores económicos básicos y estratégicos. En suma, «recuperar para el país lo que es del país. Tal es uno de los ejes prioritarios» de lo que el PCP defiende como una «política patriótica y de izquierda».

El PCP se cuida mucho de considerar que la salida del euro resuelva por sí sola los problemas de Portugal. Y tiene muy en cuenta la importancia de coordinar esfuerzos con otros países y otros partidos comunistas y progresistas. Pero esto no se confunde con un pretexto para aplicar una espera indefinida a un combate muy difícil pero absolutamente necesario y urgente: «no creemos que un país deba permanecer inmóvil hasta que haya un cambio en las estructuras supranacionales (…) Cambiar la situación en Europa requiere regresar a la correlación de fuerzas de cada país, son necesarios cambios en cada país. Y los cambios en un país pueden a su vez apoyar cambios similares en otros países. Cualquier cambio que pudiéramos impulsar a nivel nacional puede dar lugar a cambios en el ámbito europeo…»6.

Al revés de lo que ocurre en el PCE después de que su XX Congreso se pronunciara por la salida de España del euro, de la UE y de la OTAN, los análisis y las posiciones adoptadas no son para la dirección del PCP meras declaraciones retóricas de principios, concedidas ocasionalmente a la voluntad mayoritaria de los militantes. Y los cambios de correlación de fuerzas se promueven activamente por el PCP desde la propia lucha constante, en lugar de quedar en apelaciones rituales para encubrir una política de renuncia.

Contrariamente al PCE (e IU), el PCP no es miembro del Partido de la Izquierda Europea. Tal vez no esté de más recordar que la coherencia general de las posiciones defendidas por el PCP no le ha impedido mantener hasta hoy, en condiciones extremadamente difíciles, una implantación social e incluso unos resultados electorales que siguen siendo excepcionales en el conjunto de los partidos comunistas de Europa occidental.

Redacción.


1 http://www.pcp.pt/xxi-congresso/teses-projecto-de-resolucao-politica.

2  Por simplificar, remitimos a los volúmenes emanados de la Conferencia del PCP consagrada a «Portugal e o Mercado Comum» (Oporto, 31 de mayo de 1980), publicados bajo el título genérico Não ao Mercado Comum, Ed. Avante, Lisboa, 1980.

3  Juan Gómez (Tomás García), «Sobre el Mercado Común europeo», VIII Congreso del PCE, 1972, págs. 207-215.

4  Sobre las medidas financieras de la UE ante la pandemia de Covid-19, ver https://hojasdebate.es/internacional/criticas-internas-europeistas-direccion-cgt-francesa/

5  «A UE e o Euro», Intervención de João Ferreira, miembro del Comité Central del PCP, en la conferencia «Por um Portugal com futuro! Por una alternativa patriótica e de esquerda», Setúbal, 24 de noviembre de 2018, www.pcp.pt/conferencia-por-um-portugal-com-futuro/ue-euro

6  «Portugal, la Unión Europea y el Euro. Entrevista con João Ferreira», Investig’action, 11 y 12 de mayo de 2017, https://www.investigaction.net/es/portugal-la-union-europea-y-el-euro-entrevista-con-joao-ferreira-primera-parte/ y https://www.investigaction.net/es/portugal-la-union-europea-y-el-euro-entrevista-con-joao-ferreira-segunda-parte/

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las noches eternas en el mar desde un barco de Salvamento Marítimo en Gran Canaria

https://twitter.com/amores_g/status/1325526492646879234?ref_src=twsrc%5Etfw Manuel Capa, delegado sindical de CGT y marinero en la Guardamar Polimnia: “Necesitamos más tripulantes y unos turnos de trabajo que nos permitan aumentar...

Universidad del Alepo acoge Feria del Libro

Alepo, SANA.— La Universidad de Alepo organizó una feria del libro que abarcó una colección de libros sobre literatura, cultura, economía y política. Jamal Nesla,...

Le puede interesar: