Un Estado trilero

Publicado:

Noticias populares

Además de autoritario, corrupto y apátrida, tenemos un Estado cada vez más trilero. A medida que van perdiendo de forma acelerada la capacidad de gestionar los problemas del común de la gente en un sentido positivo, intensifican su capacidad para las trapacerías.

El Régimen del 78 está en una fase terminal desde una perspectiva estratégica: no tienen un futuro que ofrecer al conjunto social, y se dedican por tanto a sobrevivir de manera cada vez más impúdica en la gestión del día a día.

La línea de acción es tan cortoplacista y miserable que no puede durar mucho, pero hay un factor que les facilita su supervivencia en este estadío terminal: el tremendo oportunismo de la clase política y la falta del más elemental sentido profesional o de la ética del poder mediático. Es por ello que intentan neutralizar los procesos de construcción de cualquier alternativa real de oposición que represente a los intereses de las clases populares, proceso de construcción que esencialmente se hace en las calles.

La calle, muy a su pesar, vuelve a ser un espacio fundamental para la acción social y política. Con la incorporación de Podemos al entramado institucional tenían la creencia de que la calle iba a ser un elemento marginal e irrelevante como escenario para la resolución de los conflictos sociales y políticos. Pero la realidad es terca, y las soluciones mágicas no suelen funcionar; menos aún en tiempos de tremendas crisis como la que estamos viviendo. Podemos nunca fue un actor significativo en las calles, y por tanto su exclusiva dedicación al plano institucional (lo único que buscaban, por otra parte) tuvo una repercusión muy limitada en el movimiento social. Por otro lado, la aparición de la pandemia de Covid19 y la tremenda agudización de la crisis socioeconómica que ya se venía arrastrando, y cuyos efectos no hemos hecho más que empezar a ver, han condicionado una re-evaluación sobre la importancia de la calle para los estrategas del Régimen/Sistema, y, por tanto, la importancia de conseguir presencia e influencia en ellas intuyendo el futuro que se avecina.

Algunos movimientos del conjunto del Régimen, pero muy especialmente de Podemos, van en esa dirección. De pronto han pasado a apoyar algunas movilizaciones en la calle, tal como es el caso de las que se están realizando por la libertad de Pablo Hasél. Por supuesto, no nos creemos nada en cuanto a la sinceridad de sus cambios.

Su posición en el Gobierno de Coalición es cada vez más débil, lo cual no significa que este se vaya a romper a corto plazo. Simplemente su capacidad de juego se verá más limitada, y si llega el momento en el que Pedro Sánchez tenga que soltar lastre, los “expulsará del Paraíso” sin contemplaciones.

Es de especial interés reflexionar sobre la descarada instrumentalización que estos días se está haciendo del caso de Pablo Hasél desde los medios de comunicación del Sistema, siempre en coordinación con los aparatos represivos y políticos. Primero se le da al asunto una proyección nada habitual, tanto desde los medios de comunicación-manipulación públicos y privados, e inmediatamente se produce una intervención mediático-policial totalmente criminalizadora. Es aquel método de pesca que consiste primero en soltar cebo para que se acerquen los peces y después echar la red o liarse a mazazo limpio para pillar todo lo que se pueda. En este caso dicha táctica ha estado aderezada, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, con una campaña criminalizadora a la que se ha incorporado todo el espectro de la prensa del Régimen del 78 contra IzCa.

Telemadrid

Jóvenes y algunos con antecedentes y de grupos de ultraizquierda, el perfil de los detenidos en Sol según la Policía

Mal tienen que ver su futuro para recurrir a maniobras tan burdas.

Aunque hemos hecho un comunicado específico sobre la cuestión, aprovechamos estas líneas para comentar brevemente la sentencia judicial sobre los hechos ocurridos en octubre de 2014, cuando tuvo lugar una manifestación contra la monarquía corrupta convocada por la Coordinadora 25-S que fue brutalmente reprimida por los antidisturbios de la Policía Nacional. La gente de la Coordinadora 25-S procesada por presunto atentado a la policía, entre ellos Doris Benegas (ya fallecida) y Luis Ocampo, fueron absueltos, cuestión que parecía inevitable, pero los policías responsables de las brutales agresiones también lo fueron. Es por ello que vamos a recurrir la sentencia al Tribunal Supremo, no porque confiemos en la mayor capacidad de ejercer justicia de ese tribunal, sino porque es un paso imprescindible antes de recurrir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Izquierda Castellana, 19 de febrero de 2021.

Fuente: izca.net

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: